El dólar en máximo del año contra las monedas del mundo

Edición Impresa

En medio de la nueva caída generalizada que sufrieron los mercados, un activo finalizó en alza y está a punto de superar los máximos alcanzados en el año. Se trata de un índice que sigue a la evolución del dólar contra un grupo de monedas, el UUP, que ayer ganó poco más del 1% y acumula un incremento cercano al 5% en noviembre.

La canasta de monedas que integra este índice incluye euro, libra, dólar canadiense, corona sueca y franco suizo. La ventaja es que la comparación no se hace sólo contra el euro (que ya de por sí tiene otro tipo de problemas), sino contra un grupo mucho más amplio. La evolución del UUP está reflejando la búsqueda de refugio por parte de los inversores y de esta forma el fortalecimiento de la moneda norteamericana.

Significado

Un dólar más fuerte significa, de la misma forma, una devaluación del resto de las monedas del mundo. No sólo las de los países desarrollados, sino también la de los emergentes. Este comportamiento impacta en el peso argentino, que al mantenerse prácticamente quieto en relación con el dólar se revalúa contra el resto de las monedas y vuelve al país menos competitivo.

El índice UUP terminó ayer en 22,29 puntos, después de haber tocado un máximo de 22,51 el 3 de octubre. Luego de las mejoras que tuvieron las Bolsas el mes pasado, terminó debilitando al dólar contra el resto de las monedas. Pero las nuevas turbulencias que se están viviendo en noviembre le dieron un nuevo impulso. Antes de estas fechas, el ín-dice había tocado el nivel de 22,35 a fines de febrero pasado.

La canasta de monedas seleccionada para el UUP no es lo único que está perdiendo terreno contra el dólar. Los activos reales sufren el mismo fenómeno: el oro cayó por debajo de los u$s 1.700 la onza y la soja cotizó ayer a menos de u$s 420 la tonelada. Por lo tanto, un dólar más fuerte implica que otros activos se ajustan a esta realidad y pierden en término de dólares. Ben Bernanke, de la Fed, sigue de cerca todos los movimientos.

No sólo la soja está mostrando una significativa debilidad contra el dólar, sino también el real. Ayer la moneda norteamericana subió casi un 3% contra la brasileña para ubicarse en 1,86.

El Gobierno, mientras tanto, mantiene la postura de no dejarse llevar por estos vaivenes de corto plazo. Es muy prematuro concluir si el dólar seguirá fortaleciéndose o no en los próximos meses. En la medida en que se mantenga esta tendencia, el impacto sobre el precio de las materias primas será mayor y debilitará más al real brasileño.

Un escenario de estas características le agregaría presión al peso argentino y a la necesidad de ajustar el tipo de cambio. Por lo pronto, esa tendencia se notará más en el dólar informal, que ayer cerró levemente en alza, que en el mercado oficial, donde el Banco Central aparece prácticamente como único oferente. En la medida en que se mantenga el nerviosismo en el exterior, el cerrojo sobre la demanda del mercado formal continuará, lo mismo que las conversaciones para convencer a las empresas de no girar utilidades al exterior al menos en las próximas semanas.

Dejá tu comentario