El machismo se coló y hubo polémica

Edición Impresa

La discusión en torno al reparto de premios en el circuito masculino y en el femenino volvió a ponerse sobre el tapete con una cuota de machismo y misoginia anteanoche, cuando el CEO del Masters 1000 de Indian Wells, Raymond Moore, afirmó: "Las tenistas deberían todas las noches agradecer a Dios la existencia de Roger Federer y de Rafael Nadal . Ellos llevaron adelante este deporte". Y añadió: "Si me tocara nacer de nuevo querría ser alguien de la WTA para poder colgarme de la falda de los hombres. No toman ninguna decisión y tienen mucha suerte". Horas más tarde, el serbio Novak Djokovic se distanció de lo dicho por Moore ("no estuvo políticamente correcto"), aunque se mostró disconforme con la igualdad en los premios. "Las aplaudo, honestamente. Lucharon por lo que se merecían y lo consiguieron. Pero el ATP Tour debería luchar por más dinero porque las estadísticas muestran que tenemos muchos más espectadores en los partidos de hombres. Esa es una de las razones por las que pienso que deberíamos ganar más". Enseguida la estadounidense Serena Williams salió al cruce de esas declaraciones. "Son comentarios equivocados y muy inciertos. No creo que ninguna mujer tenga que arrodillarse ante un hombre para agradecerle", respondió la N°1 del mundo, quien junto con su hermana Venus relanzaron el tenis femenino. Poco después, el propio Moore y la ATP, a través de un comunicado, admitieron que los dichos fueron "despectivos" y "de mal gusto".

Dejá tu comentario