“Es una obra de puro juego actoral; nada de psicología”

Edición Impresa

 "Cuando trabajo en televisión, voy grabo el programa y listo. No estoy pendiente de que salga al aire. Igual soy medio 'Sarmientito': miro todos los capítulos para aprender y para mejorar. Si no ¿quién te chequea? El director está ahí, pero no mira diariamente el programa para hacerte una devolución. Eso sólo pasa en teatro". Así afirma Mercedes Scápola, una actriz tan talentosa como autoexigente que se ha ganado el respeto de sus colegas y desde hace un par de años también el reconocimiento del público televisivo. Primero, a través de "Graduados", donde interpretó a una mucama cordobesa de armas tomar. Y este año, en "Guapas", mostró su amplio registro para la comedia y el drama además de integrar un dúo explosivo junto a su madre, Mercedes Morán.

Ahora será dirigida por Daniel Veronese: "Él me llamó para cinco ensayos y una función de teatro semimontado. Y yo acepté de inmediato sin haber leído la obra y sin saber quiénes iban a actuar porque siempre quise laburar con Daniel". La pieza, que se estrena mañana en el teatro Metropolitan, se titula "Bajo terapia", es del escritor santafesino Matías de Federico y resultó ganadora en el concurso CONTAR 1, organizado por Argentores, la Asociación Argentina de Actores y AADET (Asociación de Empresarios Teatrales).

En "Bajo terapia" seis parejas son convocadas a una inesperada sesión colectiva en la que su psicóloga estará ausente. Por razones que recién se conocerán hacia el final, la terapeuta les deja ocho sobres a sus pacientes con los temas e interrogantes que deberán tratar durante el encuentro. Completan el elenco Manuela Pal, María Figueras, Héctor Díaz, Carlos Portaluppi y Dario Lopilato.

Periodista: ¿Cómo es esta comedia dramática?

Mercedes Scápola:
Es una obra muy divertida con una vuelta de tuerca sobre el final que le permite al espectador modificar su mirada y resignificar lo que sucedió antes. Me recuerda a esas obras espiraladas, al estilo de "Variaciones enigmáticas".

P.: ¿No es más parecida a "Toc Toc"? Pacientes que intercambian experiencias ante la inesperada ausencia de su terapeuta...

M.S.:
Sí y el que lo niegue es porque no vio "Toc Toc". Pero acá se trata de parejas que al reunirse sin la psicóloga cruzan ciertos límites y se ponen más violentos. Mi personaje, por ejemplo, va al choque permanente ya sea con su pareja, con los conflictos que van surgiendo a lo largo de la obra o con los otros personajes. Y como no hay nadie que modere, ellos mismos tienen que poner los límites. La obra es puro juego teatral, por lo tanto no resiste un análisis realista. Lo que sucede acá nunca pasaría en la realidad. Por eso es que podemos actuar esas escenas con esa intensidad y desborde, además de tocar cuerdas muy diferentes. En ese sentido se parece a "Toc Toc". Tampoco es que estemos haciendo clown, ni teatro del absurdo. Simplemente es una invitación a que el público imagine por un rato qué pasaría con seis parejas que sacan sus conflictos a la luz siguiendo ocho consignas diferentes. Es una propuesta super teatral y lo divertido es que con cada sobre vamos al extremo. Es teatro dentro del teatro, en donde nada es lo que parece.

P.: ¿A qué se refiere?

M.S.:
Ciertos subrayados y exageraciones tienen que ver con que se está empujando a alguien a decir algo que no quiere decir. Estos personajes tienen una meta, hay falsas complicidades y relaciones ficticias que se arman para un determinado fin. Y precisamente ese espacio para la mentira es lo que hace interesante a esta obra.

P.: Nada de psicología, entonces.

M.S.:
No. Todo está en el juego actoral. Es sólo eso. Hay momentos de comedia y humor y otros más oscuros y cercanos a la realidad. Ese ritmo se mantiene todo el tiempo.

P.: La obra aborda varios tópicos de la vida en pareja.

M.S.:
Así es. La educación de los hijos, la infidelidad, el desgaste de la convivencia, los celos enfermizos. También hablamos de sexo, un tema que une a todas las parejas. Los que llevan años juntos, los que están hace poquito. Los que disfrutan con los juguetes sexuales y los que no quieren hablar de sexo.

P.: Este viernes termina "Guapas" ¿Cómo se vive final de una tira después de tantos meses en el aire?

P.:
Hay que estar atento y hacerse a la idea de que termina un ciclo. Es muy probable que al día siguiente ya nadie te escriba ni un twitt. La televisión es un poco así, durante unos meses te llegan miles de twitts, tenés canjes, fans y demás privilegios y cuando finaliza el ciclo, todo se termina y a otra cosa. Hay que estar muy preparado; si no es un bajón.

Entrevista de Patricia Espinosa

Dejá tu comentario