Espanto mundial: derriban avión con 298 pasajeros en Ucrania

Edición Impresa

  Moscú - Un avión de Malaysia Airlines fue derribado ayer por un misil mientras sobrevolaba el este de Ucrania, una catástrofe por la que murieron las 298 personas a bordo y que aumenta la onda expansiva del conflicto separatista prorruso en el país.

El hecho, que constituye el episodio más macabro de una crisis de casi cuatro meses que no ha estado exento de inesperados giros, amenaza con tener consecuencias impredecibles y de gran alcance.

El avión, un Boeing 777 que iba de Amsterdam, en Holanda, a Kuala Lumpur, la capital de Malasia, cayó cerca de la localidad de Grabovo, en la provincia rebelde ucraniana de Donetsk, a unos 40 kilómetros de la frontera con Rusia, y desde la zona del siniestro se elevaba al cielo una densa nube de humo negro. Grabovo está bajo control de los separatistas y el área donde se estrelló el aparato había sido previamente escenario de intensos enfrentamientos entre los rebeldes y el ejército ucraniano.

Sobre la catástrofe, el primer ministro de Malasia, Najib Razak, comentó que el avión no realizó ninguna llamada de emergencia antes de caer, y que su ruta había sido declarada segura por la Organización Internacional de Aviación Civil.

Al respecto, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, calificó el hecho como un acto de "terrorismo" y pidió una investigación internacional sobre el incidente, a la vez que libró de responsabilidad alguna al ejército de su país.

Respecto del causal, un asesor del ministerio ucraniano del Interior, Anton Gueraschenko, aseguró que el avión fue abatido por un misil Buk, "graciosamente ofrecido a los terroristas por el presidente ruso Vladímir Putin".

Los misiles tierra-aire Buk tienen un radio de 42 km y pueden alcanzar blancos a 25 km de altura. Un portavoz militar ucraniano, Andrey Lysenko, había afirmado pocas horas antes de la caída del avión que los separatistas habían recibido ese tipo de armamento.

Los rebeldes prorrusos, en cambio, afirmaron en su página internet que el Boeing había sido "atacado por un caza ucraniano" y que se trataba de "una provocación deliberada".

No obstante, un comandante separatista señaló en su página Facebook que los insurgentes habían derribado un avión de transporte militar ucraniano AN-26 prácticamente a la misma hora de la caída del avión malasio. "Acabamos de derribar un AN-26 cerca de Snijné, escribió el comandante Igor Strelkov, "ministro de Defensa" de la autoproclamada República Popular de Donetsk, a las 13.37 GMT, junto a un video que muestra una espesa humareda negra en el presunto lugar del incidente. Las imágenes de esa grabación tienen un gran parecido con otras de YouTube presentadas como las del avión de pasajeros malasio. Snijné se halla cerca del lugar donde cayó el avión malasio, que desapareció de los radares a las 13.20 GMT.

Malaysia Airlines afirmó que el vuelo había salido de Amsterdam a las 12.15 pm y que debía llegar a Kuala Lumpur a las 6.10 am de mañana. En el lugar del siniestro, una densa nube de humo negro se elevaba al cielo y restos humanos y pertenencias de los pasajeros estaban repartidos por una extensa área.

El Ministerio de Situaciones de Emergencia ucraniano dijo que rescatistas ya habían encontrado más de 100 cuerpos en el lugar. "Por ahora no podemos decir el número exacto de muertos, ni siquiera aproximado, porque hay restos diseminados en una amplia zona entre los árboles", dijo la fuente a RIA Novosti en el lugar.

Al menos 154 de las personas a bordo eran holandeses, reveló Huib Gorter, vicepresidente de Malaysia Airlines en Europa, quien agregó que en el Boeing también viajaban 27 australianos, 23 malayos, 11 indonesios, 6 británicos, 4 alemanes, 4 belgas, 3 filipinos y un canadiense.

Gorter, durante una conferencia de prensa en el aeropuerto de Amsterdam-Schiphol, indicó también que aún había 47 personas cuya nacionalidad estaba por determinar.

El presidente estadounidense Barack Obama calificó el incidente de "terrible tragedia", horas después de hablar sobre el hecho en una conversación telefónica con su par ruso, Vladímir Putin. Luego se comunicó con Poroshenko, a quien le ofreció ayuda para encontrar a los victimarios.

Más tarde, Putin afirmó que Ucrania era responsable del siniestro, aunque no se refirió a quiénes fueron los perpetradores. "Esta tragedia no habría sucedido si hubiese paz en esta tierra, si no se hubiesen reanudado las acciones militares en el sudeste de Ucrania", dijo Putin, según un comunicado del Kremlin. "Ciertamente, el territorio del Estado sobre el cual ocurrió esto tiene la responsabilidad por esta espantosa tragedia", agregó.

Malasia aún no se ha recuperado de la desaparición de otro avión de Malaysia Airlines, el 8 de marzo pasado, con 239 personas a bordo. Los investigadores creen que el avión cayó en el océano Indico tras desviarse de su ruta entre Kuala Lumpur y Beijing, pero un masivo operativo de búsqueda no logró encontrarlo.

Agencias EFE, AFP, Reuters, ANSA y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario