25 de octubre 2012 - 00:00

Europa no sabe cómo alimentar a sus 40 millones de indigentes

Grandes capitales europeas, como París, presentan cada vez con mayor frecuencia imágenes de exclusión como ésta. La Unión Europea calcula que más de 40 millones de personas viven en la indigencia como consecuencia de la crisis.
Grandes capitales europeas, como París, presentan cada vez con mayor frecuencia imágenes de exclusión como ésta. La Unión Europea calcula que más de 40 millones de personas viven en la indigencia como consecuencia de la crisis.
Bruselas - La Unión Europea reveló ayer que los indigentes en el bloque son ya más de 40 millones de personas, quienes necesitarían ayuda alimentaria urgente, pero que sólo podrá entregarla al 10% de ellas.

La Comisión Europea propuso destinar 2.500 millones de euros a un nuevo programa de reparto de alimentos para los europeos más desfavorecidos durante 2014-2020, aunque señaló que de esta cantidad sólo se beneficiarán 4 de los 40 millones de personas más afectadas por la pobreza en el bloque.

La propuesta constituye «una ayuda tangible» y «una muestra de solidaridad» para las personas más afectadas por la actual crisis económica, justificó el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Lazló Andor, al tiempo que alertó que la situación social «está empeorando».

El nuevo «Fondo de Ayuda Europea para los Más Necesitados» se repartirá entre los países en función de sus planes nacionales de lucha contra la pobreza, explicó Andor al presentar la iniciativa.

Las autoridades estatales podrán después distribuir esas ayudas entre asociaciones con fines sociales u organizaciones no gubernamentales, seleccionadas por los países sobre la base de criterios «objetivos y de transparencia», precisó el comisario.

Según la regla de cofinanciación propuesta por la Comisión Europea, los Estados miembros deberán aportar un 15% de los costos de sus programas nacionales sobre pobreza, mientras que el resto provendrá del citado fondo europeo.

El problema de la pobreza y la exclusión social afecta a unos 116 millones de ciudadanos europeos -cerca de la cuarta parte de la población total-, de los que unos 40 millones sufren carencia de alimentos y bienes básicos y otros 4,1 millones son «sin techo», según los últimos datos disponibles, correspondientes a 2010. Desde entonces, se descuenta que esos indicadores han empeorado.

Aunque la Comisión -poder ejecutivo de la UE- estima en sólo 4 millones la cantidad total de personas que se beneficiarán del programa

-sumando fondos europeos y nacionales-, el comisario defendió la utilidad de las ayudas y se mostró confiado en que éstas lleguen a quienes más las necesiten.

«Dependerá de los Estados miembros que los programas se centren en los más desfavorecidos», señaló Andor, quien también dijo esperar que los fondos «sirvan para bloquear otros recursos».

Las cifras de pobreza van en línea con las anunciadas por diversos países. Entre los que más recientemente lo han hecho,m hay que contar a España, que en los últimos días reconoció que más del 20% de su población está en situación de precariedad.

Y el martes, Alemania indicó que uno de cada cinco de sus ciudadanos vive en condiciones de pobreza o está al borde de la marginalidad, según datos de la oficina federal de Estadística (Destatis).

De acuerdo con este ente oficial, aproximadamente un 20% de la población alemana no está en condiciones de pagar el alquiler ni otras cuentas, no puede permitirse al menos una comida completa cada dos días o irse de vacaciones.

Esta situación afecta a unos 16 millones de personas, es decir, aproximadamente una quinta parte de la población, y para establecer este cálculo se han tomado indicadores como el nivel de ingresos, el patrimonio y la propia percepción de los afectados.

El departamento de Estadística, con sede en Wiesbaden, establece el nivel de ingresos por debajo de los cuales se está amenazado de vivir en la pobreza o al borde de la marginalidad en 952 euros mensuales, incluidas las ayudas estatales.

Los datos del citado departamento siguen a un reciente informe, elaborado por encargo del Ministerio de Trabajo, que revelaba la creciente brecha social en Alemania.

De acuerdo con ese estudio, los alemanes acaudalados duplicaron su patrimonio en las últimas dos décadas y actualmente un 10% de la población acumula más de la mitad de la riqueza del país. En 1998 ese sector abarcaba al 45% de la población.

Agencias EFE y DPA; y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario