3 de septiembre 2018 - 17:21

Grimoldi, afectada por baja de ventas y la devaluación

Grimoldi, afectada por baja de ventas y la devaluación
La crisis en la industria del calzado se agudizó en las últimas semanas producto de la fuerte devaluación del peso argentino. Al cierre de plantas licenciatarias de la firma Adidas y la posible venta de activos de Alpargatas, se suma ahora Grimoldi que ayer fue calificada por Fix con "Perspectiva Negativa" y además le bajó la calificación de sus Obligaciones negociables a BBB-.

"La baja a BBB-(arg) desde BBB+(arg) y la asignación de perspectiva negativa reflejan la actual coyuntura macroeconómica que impacta directamente en el segmento de consumo masivo y, en particular, en las métricas crediticias de la compañía. El salto en el tipo de cambio que afecta gran parte de los costos de mercaderías en un contexto de demanda deprimida, elevadas tasas de interés y competencia intensificada generan un fuerte deterioro del nivel de actividad y de los márgenes del sector", explica el informe elaborado por la calificadora de riesgo.

Así es que ante un dólar que ayer cerró a $39,04, los problemas se agravan para la compañía que encuentra poco margen para salir airoso y así lo detallan desde la calificadora de riesgo: "La devaluación del peso argentino impacta directamente en la rentabilidad de Grimoldi a través del esquema de importaciones y el pago de regalías por las licencias de marcas extranjeras. La reciente volatilidad en el tipo de cambio llevó a la compañía a moderar la porción de importaciones de los productos que comercializa y, de esta forma, mitigar el aumento en el costo. Esta situación se mantiene como un factor de riesgo ante una fuerte devaluación con impacto sobre costos que no pueda ser trasladado a precios".

Así es que el escenario en el corto plazo se presenta de los más complicado para la firma de calzado. Según detallan sus números, a junio de 2018 presentaba una posición de caja y equivalentes de $106 millones con una deuda de corto plazo de $548 millones.

"Grimoldi debe enfrentar durante el segundo semestre una elevada compra de mercadería estacional a un tipo de cambio más alto de lo esperado en un contexto de limitada financiación bancaria, lo que la expone a un mayor riesgo de refinanciación", adelantan desde FIX.

En cuanto a su balance, en el ejercicio económico cerrado en diciembre del año pasado la firma logró una facturación de $3.685 millones y logró una ganancia después de impuestos de $73,4 millones.

Mientras tanto para los primeros seis meses de este año la firma lleva facturado poco más de $2.000 millones pero el resultado final arroja un pérdida de $17,7 millones.

Dejá tu comentario