5 de diciembre 2011 - 00:00

Italia lanza ajuste de 30.000 millones de euros

Ayer la ministra de Trabajo de Italia, Elsa Fornero, se quebró con lágrimas al anunciar los ajustes en el sistema previsional.
Ayer la ministra de Trabajo de Italia, Elsa Fornero, se quebró con lágrimas al anunciar los ajustes en el sistema previsional.
Roma - El Consejo de Ministros del Gobierno italiano, presidido por Mario Monti, aprobó ayer el primer ajuste presupuestario por 30.000 millones de euros, que hoy será presentado en el Parlamento. El paquete prevé un alza del impuesto al valor agregado, la vuelta de un impuesto sobre las propiedades y un aumento de la edad de jubilación, en un intento por restaurar la salud de las finanzas públicas. Contempla además hasta 13.000 millones de euros de reducciones de gastos y otros 18.000 millones de euros de aumento de los ingresos fiscales. En dicho plan, 20.000 millones de euros corresponden a ajustes presupuestarios y otros 10.000 millones en gastos a favor del crecimiento, del sistema productivo y del trabajo, según un comunicado del Gobierno.

El presidente, que quiere que el decreto se llame «Salva-Italia», señaló que apoyará la propuesta de crear un impuesto sobre las transacciones financieras en sede europea, sobre lo que Italia hasta ahora había tenido una posición contraria.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, se ocupó del sistema de pensiones y anunció el aumento de 42 años para los hombres y 41 para los mujeres del mínimo de años cotizados para poder percibir la pensión «anticipada». La jubilación en el sector privado la obtendrán las mujeres a partir de los 62 años y los hombres a 66 en 2012 con una penalización del 3% por año para los que se jubilen antes, mientras que la equiparación total de edades será de 66 años en 2018, añadió.

Al finalizar con lágrimas la ministra su intervención, Monti refirió que el plan contempla el bloqueo de la adecuación a la inflación de las pensiones por encima de los 960 euros y la salvaguardia de las pensiones mínimas que conservarán el 100% de la adecuación a la inflación.

Según el comunicado del Gobierno se establece un impuesto al patrimonio y al lujo «para superar la crisis». A ello se añade una intervención fiscal con el 1,5% a cargo de los capitales que han vuelto a entrar en Italia con el llamado «escudo fiscal» y otros impuestos sobre ciertos bienes de lujo como automóviles de gran cilindrada, embarcaciones y aviones. Y para evitar la evasión fiscal, se establece que a partir de 1.000 euros hay que justificar su procedencia.

Agencias EFE y Reuters

Dejá tu comentario