Justicia ordenó a Vidal reactivar "gatillo" hasta que haya pax docente

Edición Impresa

PERO RECHAZÓ PEDIDO DE GREMIOS DE SANCIONAR AL GOBIERNO POR MALA FE EN NEGOCIACIÓN - Desde el Ejecutivo aseguran, sin embargo, que el fallo “convalida” su estrategia salarial y reconoce que hubo “pagos a cuenta” (suba del 10%) para enfrentar inflación. Hoy, el desfasaje es de 1,9 puntos.

La Justicia de La Plata rechazó ayer un planteo de gremios docentes bonaerenses en pos de sancionar al Gobierno de María Eugenia Vidal por supuesta negociación "desleal", pero dispuso mantener vigente la cláusula gatillo de la paritaria de 2017 y que los salarios de los maestros sean actualizados de manera semestral en base al Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec, hasta tanto los sindicatos y el Ejecutivo alcancen un acuerdo en el marco de una reñida paritaria 2018, que aún no cerró.

En respuesta a una presentación de un ramillete de gremios del sector, el Tribunal del Trabajo Nº 4 -integrado por Soledad Moreyra, Rodolfo Martiarena y Adela Di Stefano- declaró "la ultractividad de la cláusula convencional de paritaria salarial acordada por las partes en el 2017 de adecuación semestral -cada mes de julio y enero, próximos- por variación de los índices de Precios al Consumidor emitidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, respecto a los sueldos de enero de 2018".

En esa línea, al referirse a la cláusula gatillo la calificaron como "una relativa garantía de que los sueldos docentes no pierdan valor real".

Sin embargo, desde la administración de Cambiemos aseguraron que el fallo de la Justicia Laboral "avaló lo actuado por el Gobierno y rechazó los pedidos de los gremios docentes".

"El fallo rechazó la acusación de mala fe en la negociación y la negativa de entrega de documentación; también rechazó el pedido de sanciones por temeridad y malicia y de astreintes (multa diaria hasta que cerrar paritarias) y el pedido de ultraactividad general, y sólo lo admite parcialmente para actualizar por índice IPC semestralmente", afirmaron desde despachos gubernamentales.

En esa línea, desde filas bonaerenses aseguraron ayer a este diario que se trata de "un fallo salomónico que convalida lo que estamos haciendo", pero se mostraron incómodos al tildar a la resolución de "política" y de "arrogarse las facultades del empleador"

Además remarcaron que en los hechos el Ejecutivo viene aplicando una suerte de "gatillo" con tres pagos a cuenta de paritarias que suman ya 10%, y que aparecen "recién ahora" desfasados en 1,9 puntos respecto de la inflación acumulada del 11,9%.

Una estrategia que, en rigor, reconoció en su resolución el Tribunal Nº 4.

"El fallo deja claro que el Gobierno realizó pagos a cuenta del acuerdo paritario con el objetivo de que los docentes no pierdan contra la inflación", remarcaron desde el Gobierno. Además de asegurar que por ahora no hay certezas respecto de una potencial apelación porque "nos dieron la razón en un 90%". "Es más preocupante el 25% que acordó (Hugo) Moyano", advirtieron, en referencia a la paritaria de los camioneros.

Desde el Gobierno interpretan que "la Justicia en ningún momento ordena a la provincia el pago de la cláusula gatillo". "Por el contrario, en el texto sostiene que 'no obstante lo expuesto, la aplicación de la ultractividad no puede forzarse hasta el absurdo, como pretende la parte actora cuando peticiona replicar el 21,5% de aumento del 2017 como recomposición del 2018´". "Sólo casualmente, el porcentaje previsto para un año determinado, puede ser razonable y equitativo para un nuevo período", agrega la resolución.

La medida judicial respondió a un recurso de amparo presentado por la Federación de Educadores Bonaerenses, el Sindicato Argentino de Docentes Particulares, el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires y la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires. Ayer la coalición de gremios marchó desde el Congreso hasta la Casa de la Provincia de Buenos Aires para reclamar la reactivación de las negociaciones salariales.

Dejá tu comentario