La caída de los ingresos, foco de descontento para Maduro

Edición Impresa

Caracas - Miles de manifestantes marcharon ayer en Caracas al conmemorarse los 65 años de la caída de la dictadura militar del expresidente Marco Pérez Jiménez, para reclamar mejores salarios al Gobierno de Nicolás Maduro, mientras agentes de seguridad les bloquearon el paso hacia autopistas.

Trabajadores públicos y privados, jubilados y estudiantes, partieron desde la Universidad Central de Venezuela, la más importante del país, y marcharon gritando consignas y agitando pancartas hasta el centro de Caracas sin que se registraran incidentes.

“Somos docentes no somos delincuentes”, “No al salario de hambre ni a pensiones de muerte”, fueron algunas de las consignas que marcaron la protesta protagonizada por unos 2.000 asistentes.

“No queremos una confrontación. Lo que queremos es marchar, queremos defender los derechos de los trabajadores”, afirmó Eduardo Sánchez presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la UCV.

Sánchez expresó que “la democracia que se conmemora no es solamente un voto, no es solamente la participación de partidos, es inclusión, calidad de vida y nosotros decimos no hay inclusión ni calidad de vida”.

“Los salarios están depauperados, las personas están agotadas, no podemos sobrevivir con 6 dólares cuando la canasta básica está rondando los 500 dólares. Tenemos todo el derecho de estar en las calles”, afirmó.

Asimismo, José Gregorio Alfonso, presidente de la Asociación de Profesores de UCV, advirtió que no abandonarán las calles hasta lograr un aumento salarial que sea discutido, indexado y sobre la base de más de 400 dólares para cubrir la canasta básica.

“Vamos a discutir las convenciones colectivas y hacemos un elemento racional. Todos apostamos a que el país esté mejor, aquí nadie tiene agenda oculta”, advirtió.

Aviso

En tanto, Carlos Salazar, de la Coalición Sindical, destacó que en los 24 estados del país “estamos en resistencia, y protesta, pero civilizadamente, para evitar que nos vengan con bombas lacrimógenas, disparos, para justificar que estamos usando la violencia”.

“Si algo tiene Maduro que estar observando es que una marea de civiles le está diciendo, así como tú nos despides, queremos tu calificación de despido aquí porque has hecho un trabajo pésimo”, afirmó.

Salazar denunció que Maduro pretende aumentar el salario “a 50 dólares mensuales cuando la canasta básica supera los 500 dólares”.

Agentes antimotines formaron barreras en varios puntos del recorrido para impedir el bloqueo de vías. Algunos de los manifestantes les pedían incorporarse a la lucha para lograr ingresos “dignos” en el país donde el salario mínimo equivale a unos 7 dólares.”¡Policía escucha, únete a la lucha!”, coreaban.

Dejá tu comentario