25 de agosto 2009 - 00:00

Larrondo: una historia de “colifas” e inmigración

Carlos Larrondo, que acaba de trabajar con Emir Kusturica, se ocupará en su próximo documental de la inmigración gallega a la Argentina.
Carlos Larrondo, que acaba de trabajar con Emir Kusturica, se ocupará en su próximo documental de la inmigración gallega a la Argentina.
Argentino de ascendencia vasca emigrado a Cataluña, Carlos Larrondo alterna la gastronomía con el cine y los videoclips, cosecha premios con sus documentales «Filmando a Castelao» y «LT22 Radio La Colifata», ambos premiados en festivales internacionales, prepara un trabajo sobre la diáspora gallega en nuestro país. Dialogamos con él:

Periodista: ¿Cómo empezó todo?

Carlos Larrondo: En lo formal, como alumno de Imagen y Sonido y oyente de Filosofía y Letras. Pero en Imagen hice buenos trabajos, sobre todo un corto en la cátedra de Carlos Trilnick, «De locos para locos», 1996, que fue mi primer acercamiento a la radio del Hospital Borda. Todo lo demás lo aprendí viendo, leyendo (soy un lector voraz), y haciendo.

P.: ¿Y cómo entró en los videoclips?

C.L.: Llegué a Barcelona como inmigrante sudaca y casi enseguida fui padre de mellizas. Por suerte un día me tocó un reemplazo en un bar del barrio Gótico. Ahí, entre cajones de cerveza por donde andaban Tonino Carotone y otros músicos, conocí a Manu Chao, que recién empezaba, y nos hicimos amigos. Manu quiso ver mis cosas, entre ellas ese corto del Borda. Ahí enloqueció. Así surge el disco colectivo «Siempre soy loco». Lo fabricamos, lo distribuimos por la calle, y vendimos 3000 ejemplares en un mes y medio. Ahora son piezas de colección.

P.: ¿Cómo pasó del bar y la música a los documentales?

C.L.: Aquí conocía a don Antonio Pérez Prado, gran estudioso de la diáspora gallega en la Argentina (tema que quiero desarrollar), y coguionista del «Castelao» de Jorge Prelorán, sobre el famoso escritor y político refugiado en la Argentina y padre del nacionalismo gallego. Del film quedaba una versión reducida, porque alguien de la colectividad le había cortado los chistes antimonárquicos y otras ironías. Le dije que me gustaría restaurarlo completo, y contestó «Adelante». Bien, un día mi mujer y yo decidimos hacer el camino de Santiago. Y un productor medio argentino, José Ibáñez, de ojo clínico para juntar gente, me dijo que de paso le diera sus saludos a un colega suyo, Antón Reixa (el coproductor de «Cama adentro»). Charlando con Reixa, le propuse hacer un documental sobre la filmación de «Castelao», que fue bastante singular. «¿Qué más te traes?» ¡La radio de los locos! Eso fue un viernes. El lunes él ya lo tenía decidido y estaba haciendo todos los contactos.

P.: ¿Y la realización?

C.L.: Poco después, agosto del 2006, empecé a registrar 300 horas de material en el Borda, que estaba más o menos como lo conocí diez años atrás. Solo la radio había mejorado. De ahí, a Los Angeles, a revisar negativos en casa de Prelorán y su esposa Mabel. Y volver acá, para registrar su reencuentro con Pérez Prado, después de muchos años. «Filmando a Castelao» fue un buen éxito de la TV gallega, y «LT22 Radio La Colifata» ya recorrió los festivales de Berlín, Huelva, Manchester, Guadalajara, Buenos Aires, salió en dvd en Alemania, se hizo popular en España, donde hoy todos saben lo que significa colifato, por el disco, la película, y una campaña publicitaria en la esquina principal de Barcelona, un cartel de 15 x 20 con la cara de un colifa. Vibra la gente cuando los ve en pantalla.

P.: ¿Cómo los filmó?

C.L.: De igual a igual, sin paternalismo. Es lo que aprendí viendo el cine de Prelorán. Sabe, yo me metí en esto a los 17 años, cuando mi hermana me mandó ver «Zulay frente al Siglo XXI», que él filmó siguiendo la evolución de una india otalaveña, y al final la india se fue a Los Angeles a editar la película con él. Yo terminé la mía cuando los locos me la aprobaron. Recuerdo que mi hermana me mandó ver esa, y al mes siguiente «Tiempo de gitanos», de Emir Kusturica. Y con los dos terminé trabajando.

P.: ¿Con Kusturica también?

C.L.: Un día íbamos con Manu a Mar del Plata, paramos en una estación de servicio y ahí justo estaba Kusturica. Un tipo enorme, que te clava la mirada. Manu nos presentó, ambos habían hecho un clip en el Borda, y a los pocos días yo estaba en el equipo de su película sobre Maradona.

Entrevista de Paraná Sendrós

Dejá tu comentario