Lifschitz fustigó a oposición por rechazo a reforma

Edición Impresa

El gobernador de Santa Fe dijo que argumentos contra la modificación constitucional “caen por su propio peso”. “No hubo voluntad”, manifestó.

Luego de que los legisladores de Cambiemos y el PJ bloquearan el debate por la Reforma Constitucional de Santa Fe, el gobernador Miguel Lifschitz arremetió contra la oposición provincial: "Tienen temor de perder privilegios".

El mandatario socialista agradeció por la red social Twitter a los 25 diputados que votaron de forma afirmativa (necesitaba 34) y le dijeron "sí a la reforma de la Constitución, porque ganaron el debate". "Del otro lado quedaron las excusas y la falta de argumentos", agregó Lifschitz.

Ayer, en declaraciones periodísticas, el gobernador santafesino siguió con dardos hacia la oposición: "Los argumentos en contra se caen por su propio peso. No había ningún motivo para no aprobar el proyecto".

Y manifestó que si el problema era su reelección (con el revés de ayer quedó afuera de la compulsa 2019) "podría haberse quitado para sancionar el resto de las modificaciones". Ahora, en el socialismo ya apuntan el plan B: el exgobernador Antonio Bonfatti, titular de la Cámara de Diputados provincial.

"No hubo voluntad de llegar a un acuerdo y hubo una indisimulada vocación por no aventurarse en cambios donde los ciudadanos juegan un rol fundamental, y donde todos tienen algún temor de perder privilegios", dijo Lifschtz, según reflejó el medio santafesino El Litoral. En ese sentido, apuntó contra legisladores que llevan varios períodos en sus bancas: "Se habla mucho de la reelección del gobernador, pero no se dice que uno de los puntos del proyecto les ponía límites a todas las reelecciones indefinidas, particularmente a los intendentes y los legisladores", cuestionó.

El miércoles, en una sesión especial convocada por el oficialismo del Frente Progresista Cívico y Social, los diputados no habilitaron el debate por la Reforma, que volverá a comisiones, donde el proyecto está empantanado desde abril.

Sin embargo, los socialistas apuraron con esa sesión especial una previsible derrota para poner al PJ y Cambiemos en posición incómoda, ya que la reforma también prevé aspectos que gozan de consenso como los referidos a limitación de mandatos, independencia judicial y garantizar la caja jubilatoria provincial, entre otros puntos.

Lifschitz, además, festejó que el grueso del radicalismo haya apoyado la reforma, en una señal de que vuelven a inclinarse por la alianza local del Frente ante la puja con Cambiemos, que arrastró el año pasado a buena parte de sus dirigentes.

Respecto a la reforma, el mandatario cree que la provincia tendrá una nueva Constitución "más temprano que tarde". "Es una de las transformaciones institucionales que necesita Santa Fe", concluyó.

Dejá tu comentario