Murió Rambaldi, mago de efectos especiales

Edición Impresa

Lamezia Terme, Italia - Se inhumaron ayer los restos de Carlo Rambaldi, el «mago de los efectos especiales» fallecido a los 87 años. El cuerpo de Rambaldi estaba vestido con el smoking con el que recibió los tres premios Oscar de su carrera, por «King Kong» (1976), «Alien» (1979) y «E.T.» (1982).

Nacido el 15 de septiembre de 1925, en 1951 se graduó en escenografía en la academia de Bolonia y a partir de 1957 inició su carrera en el cine con «Sigfrido», de Giacomo Gentilomo. En 1976 se instaló en Los Angeles y creó el monstruo de «King Kong», trabajo por el cual logró su primer Oscar, mientras que un año más tarde realizaría su primera colaboración con Spielberg en «Encuentros cercanos del tercer tipo». Su siguiente trabajo fue «Alien», con el que fue reconocido de nuevo por la Academia de Hollywood. Su tercera estatuilla no tardaría mucho en llegar, y en 1982 fue reconocido de nuevo con el Oscar gracias a su creación del extraterrestre «E.T.» de Steven Spielberg, uno de sus trabajos más conocidos.

Realizado para la película con todos los adelantos del momento, el extraterrestre de «E.T.» fue concebido principalmente como una marioneta robot accionada por control remoto en la mayoría de los casos. En su carrera colaboró con reconocidos cineastas tanto en su país como en el extranjero, entre los que se cuentan los italianos Mario Monicelli, Marco Ferreri y Dario Argento, así como los estadounidenses Oliver Stone y Richard Fleischer. También trabajó en el largometraje de ciencia ficción «Dune», dirigido en 1984 por David Lynch. Entre sus últimos trabajos en el campo de los efectos especiales figura «Rage-Furia primitiva», dirigida por su hijo Vittorio Rambaldi en 1988.

Dejá tu comentario