Plazos fijos: aumentaron $ 10.000 millones en 2012

Edición Impresa

• Subieron casi un 7%.
• Ayudaron dólar estable, tasas más altas y restricciones cambiarias

Los plazos fijos en pesos acumularon un incremento de $ 9.500 millones en lo que va del año al menos hasta el 17 de febrero, la última información oficial disponible del Banco Central. Pero como en la última semana de apenas tres jornadas la tendencia alcista se mantuvo casi sin alteraciones, la estimación extraoficial es que el aumento ya se ubica en los $ 10.000 millones.

La información de la entidad que maneja Mercedes Marcó del Pont que va hasta mediados del mes muestra un incremento del 6,8% desde el arranque de 2012, lo que representa un sólido comportamiento para el primer bimestre del año. El stock de depósitos a plazo del sector privado saltó de $ 111.024 millones el último 30 de diciembre a $ 120.583 millones el 17 de este mes. Esta evolución permitió a los bancos mejorar el colchón de liquidez que habían perdido parcialmente en los últimos meses de 2011. Pero como ahora los depósitos están creciendo a mayor ritmo que la expansión del crédito, las entidades se encontraron con una situación más holgada, que llevó a una fuerte reducción de las tasas de interés en pesos.

Confluyeron varios motivos para que se verificara este salto en el volumen de depósitos:

Una de las claves fueron las restricciones impuestas desde octubre para acceder al mercado oficial de cambios. Esto hizo que mucha gente que acudía a las sucursales a comprar dólares terminara colocando un plazo fijo en moneda local. De la misma manera, empresas que también venían acumulando divisas optaron por quedarse en pesos, impulsados en parte por la propia regulación. La baja en la tendencia a la «fuga de capitales» tiene como contracara una creciente «pesificación» en las carteras del sector corporativo.

Las subas de las tasas de interés también incentivaron a los inversores. El año arrancó con rendimientos del 18% anual para plazos fijos mayoristas (más de un millón de pesos), lo que representaba un interesante premio medido en moneda dura. Un síntoma favorable es que el incremento de los depósitos a plazo se mantiene firme a pesar de que las tasas aflojaron significativamente. Esa suba de tasas también provocó que parte de los depósitos que permanecían en cajas de ahorro se traspasara a plazo fijo, aprovechando ese rendimiento más atractivo.

La estabilidad cambiaria es un componente clave en esta tendencia. En la medida en que los ahorristas perciban que los niveles de tasa superan la suba del dólar, será más factible que acepte quedarse en pesos. Por eso, la preocupación del Central y del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es que no sólo el dólar oficial permanezca relativamente estable, sino que además no aumente más la brecha con el paralelo (se mantiene en niveles de $ 4,75, o sea, cerca del 10%).

La estacionalidad también juega su rol. Como el Central vuelca gran cantidad de liquidez en diciembre, por el medio aguinaldo y las fiestas de fin de año, se produce un reflujo en la primera parte del año, que termina en los bancos. Por eso, es clave determinar si la tendencia al incremento de los plazos fijos se mantiene en marzo.

La recuperación de la liquidez por parte de los bancos está impulsando no sólo una rebaja de las tasas (la Badlar pasó del 18% al 14% en este primer bimestre), sino que además lentamente se va recuperando el crédito. En las últimas semanas, volvieron a proliferar ofertas de bancos vinculadas a créditos personales y se nota más dinamismo en el financiamiento a empresas, vía descuento de cheques y adelantos.

Sin embargo, en general se nota más cautela en los planes de cuotas: las promociones de tarjetas con 12 cuotas sin interés se concentran en algunos acuerdos muy puntuales (algunos bancos con casas de electrodomésticos) y ya prácticamente no existen programas de 18 o 24 cuotas, siendo mucho menos agresivos los descuentos por el pago con plástico.

Dejá tu comentario