Polémica foto de Houston muerta en una revista

Edición Impresa

Nueva York - La publicación de una fotografía de Whitney Houston en su ataud en la tapa de la revista sensacionalista estadounidense «National Enquirer» provocó desconcierto y furia entre allegados y seguidores de la cantante. Las preguntas del momento son quién tomó esa foto en la ceremonia que se hizo en una iglesia baptista, apenas un día antes de entierro de Houston, quién la vendió al «Enquirer» y, sobre todo por cuánto.

La difusión no autorizada de la foto por parte de la familia, que quiso despedir a Houston con un funeral televisado en la iglesia baptista de New Hope pero sin permitir la entrada de los medios de comunicación al templo, se convirtió en todo un misterio. Al mismo tiempo, volvió a producir la misma conmoción que en su momento provocaron las imágenes del cádaver de Michael Jackson en la morgue de un hospital de Los Angeles y en la Argentina, más recientemente, las del cuerpo de la modelo Jazmín De Gracia.

Desde las redes sociales, los fans de la protagonista de «El guardaespaldas» no tardaron en apuntar a la propia familia como responsable de la filtración. Sostienen que la imagen corresponde al velatorio íntimo de Houston y que solamente alguien muy próximo a la fallecida pudo tomar la fotografía. En el ojo del huracán vuelve a estar Bobby Brown, aunque al parecer el ex marido de la cantante y actriz no acudió al velatorio.

En la polémica imagen divulgada por «National Enquirer» -el número tiene fecha de marzo- se puede ver cómo el cuerpo de la artista reposa en el interior del ataúd dorado con el que recibió sepultura. Houston viste un vestido morado y zapatillas doradas. Según reveló la publicación, portaba, además, joyas (aros y broche) por valor de 500.000 dólares.

Whitney Houston no es la única celebridad que apareció muerta en la tapa de «National Enquirer». A John Lennon (1980) y Elvis Presley (1983) también se los pudo ver en sus féretros en la portada de la mencionada publicación.

Por otra parte, las autoridades del cementerio de Nueva Jersey, donde está sepultada la cantante, decidieron cerrarlo, luego de una serie de problemas con sus fans. El capitán de policía Cliff Auchter explicó que el cementerio es «una propiedad privada, y depende de ellos el tomar esa decisión». «Se hizo debido a la masiva llegada de gente. El cementerio es un laberinto de calles muy pequeñas, por lo que si dos coches se encuentran frente a frente, es un problema», expresó.

Las autoridades del cementerio dijeron que aquellos que tengan familiares enterrados allí no les afectará la prohibición. «No sé cuándo cambiará esto. Será evaluado día a día por el cementerio», señaló Auchter.

Dejá tu comentario