Porsche para todos los gustos

Edición Impresa

La marca alemana realizó en el país el World Roadshow, un evento en donde los clientes pudieron probar toda la gama de productos. Traídos desde Alemania, también estuvieron los modelos que llegarán recién en 2013, como los nuevos Boxster, 911 Carrera y Panamera GTS.

Porsche trajo a la Argentina, a modo de adelanto, su gama completa y renovada de productos, inclusive la oferta que llegará al mercado local a partir de 2013. El evento, denominado Porsche World Roadshow, se extendió por una semana y consistió en una prueba de todo el portfolio en el Autódromo de La Plata dirigida a sus potenciales clientes. La prensa fue protagonista en la jornada inaugural.

Al hablar de World Roadshow parece que se hiciera mención al paso de una banda del rock internacional. Y esta cita de la marca de lujo alemana tiene algo de eso: es una gira mundial, con un impactante despliegue de 20 vehículos traídos directamente desde Alemania, instructores oficiales Porsche y un programa que se repite en cada país por donde pasa esta función itinerante. Si el número no impresiona, sólo basta tomar en cuenta otras cifras para ponerlo en su real magnitud: en lo que va del año se patentaron 87 ejemplares de Porsche y varios de estos modelos superan el millón de pesos.

De esta forma, como una megabanda, el Roadshow se despide con un «Hasta pronto, Argentina», y se muda a otras latitudes. Y nadie puede asegurar que vuelva en los próximos años.

Así, lo más importante es que los clientes tuvieron contacto con toda la gama, compuesta por Cayenne, Panamera, Boxster y 911, incluidas las versiones próximas a desembarcar: los nuevos deportivos Boxter, Boxter S, 911 Carrera y 911 Carrera S -ambos cabriolet- y el cuatro puertas Panamera GTS, que, aunque esté dentro de las variantes «familiares», lleva un propulsor V8 4.8 de 430 CV para dotar este ejemplar de las prestaciones que se esperan de un Porsche.

Los participantes tienen la posibilidad de hacer cinco pruebas, en donde están al volante, al menos una vez, de cada uno de los modelos que la firma tiene disponibles en el mundo. Se realizan pruebas off road con los Cayenne, en las que queda claro que no hace falta ser un piloto de Dakar para animarse a superficies rebeldes con un auto que tiene toda la tecnología de asistencia a los conductores, competencias de slalom con un Boxster S de 315 CV, ejercicios de aceleración y frenado con un Boxster Turbo S de 530 CV, que hacen vivir una sensación de máxima intensidad. No faltan los giros al circuito, que en una etapa se realizan con los cuatro puertas Cayenne y Panamera, y en otra con los deportivos 911 y Boxster. En ambos casos, los instructores lideran el lote para marcar el trayecto ideal para aprovechar al máximo el circuito y las capacidades del vehículo.

Al final del encuentro, los invitados pasan al lugar del acompañante y son los instructores quienes se sientan al volante y demuestran por qué tienen esas responsabilidades en Porsche. Sin control de tracción, los autos -y sus neumáticos Michelin- llegan a explorar sus verdaderos límites.

Dejá tu comentario