Portugal, peor: le bajan nota y huelga paralizó el país

Edición Impresa

Lisboa - Impiadosa Fitch con Portugal, la agencia estadounidense de calificación de riesgo rebajó ayer la nota de su deuda al rango de «bono basura», el mismo día en que el país se paralizó por una dura huelga general en rechazo a los ajustes.

La calificación de Portugal pasó de «BBB-» a «BB+», con perspectiva negativa, en una decisión que Fitch justificó en el empeoramiento del contexto europeo. Para la calificadora estadounidense, los grandes desequilibrios fiscales, el alto endeudamiento en todos los sectores y las perspectivas macroeconómicas adversas impiden mantener a Portugal con una calificación de grado de inversión.

Sólo en el «largo plazo», según los expertos de la agencia, las reformas estructurales previstas por Portugal, y enfáticamente rechazadas ayer por la población, deberían dejar al país en una posición más competitiva.

En tanto, el país se vio completamente paralizado con un paro general decretado por las dos principales centrales obreras (UGT y CGTP) en contra de las duras medidas de austeridad, a un año exacto de la última huelga masiva.

Ya no está el Gobierno socialista en el poder, pues el nuevo Poder Ejecutivo es de mayoría conservadora, con el primer ministro socialdemócrata Pedro Passos Coelho a la cabeza, pero los ciudadanos y gremialistas muestran la misma indignación.

Sin embargo, las opiniones a favor y en contra de la huelga se sucedieron a lo largo del país, con los transportes prácticamente paralizados por la fuerte adhesión a la medida de fuerza de los trabajadores de ese sector.

En las principales ciudades, como Lisboa y Oporto, no funcionaron los servicios de cercanías de tren y ferry ni el metro, y apenas circularon algunos autobuses con servicios mínimos.

Además, miles de indignados portugueses se concentraron frente al Parlamento para sumarse a las protestas y gritar a viva voz contra el ajuste.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario