1 de julio 2014 - 00:00

Prepara Israel una represalia militar furiosa contra Hamás

Naftali Fraenkel (16), Gilad Shaar (16) y Eyal Yifrah (19) fueron encontrados muertos en la periferia de la ciudad de Hebrón luego de una intensa búsqueda que se extendió por 19 días.  En la ciudad de Elad, donde vivía Yifrah, la población se acercó a dar apoyo a la familia de la víctima.
Naftali Fraenkel (16), Gilad Shaar (16) y Eyal Yifrah (19) fueron encontrados muertos en la periferia de la ciudad de Hebrón luego de una intensa búsqueda que se extendió por 19 días. En la ciudad de Elad, donde vivía Yifrah, la población se acercó a dar apoyo a la familia de la víctima.
Jerusalén - El hallazgo cerca de la ciudad palestina de Hebrón de los cadáveres de los tres estudiantes israelíes secuestrados el pasado 12 de junio, desató un volcán de reacciones dentro del Gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu, quien prometió disponer todos los recursos para hacer pagar a la organización político-terrorista Hamás por su responsabilidad en los asesinatos.

En un comunicado enviado a los medios poco antes de reunirse con su gabinete de Seguridad, el jefe del Gobierno advirtió que el movimiento islamista "pagará por lo que hizo y dijo que exigirá también responsabilidades a la Autoridad Palestina (AP) por su acuerdo de reconciliación con Hamás.

En Israel la emoción era fortísima: durante 18 largos días se temió lo peor, aunque esperaba lo mejor. "No hay piedad para los asesinos de niños", señaló por su parte el ministro de Economía, Naftali Bennett, según el portal de noticias Ynet. "Nuestros corazones están con las familias", añadió. "Es hora de hechos, no de palabras".

En las colonias aparecieron amenazas de venganza contra los palestinos y la Policía está controlando para evitar desbordes, ya que temían que las palabras se conviertan en acciones.

Un grupo de diputados israelíes también pidieron un duro accionar contra Hamás. "Este fin trágico tiene que ser también el fin de Hamás", afirmó Danny Danon, del partido de Gobierno Likud, quien pidió una operación militar y un "ataque mortal" contra la organización palestina. También el presidente del Parlamento, Juli Edelstein, dijo: "Israel debe llevar adelante una guerra sin compromisos contra el terror en general y especialmente contra Hamás".

El movimiento islamista afirmó, por su parte, que hará responsable a Israel de cualquier escalada de violencia y advirtió a Netanyahu que "abrirá las puertas del infierno" si emprende una guerra contra Gaza. "La desaparición y el crimen de los tres israelíes son una tesis israelí y el ocupante busca usar esta versión de los hechos para justificar una guerra contra nuestro pueblo, contra la resistencia y contra Hamás", agregó el vocero de la organización en Gaza, Sami Abu Zuhri.

La noticia sobre el crimen de los colonos Eyal Yifrah, de 19 años, Gilad Shaar de 16, y Naftali Fraenkel, también de 16 y con pasaporte de EE.UU., saltó a las redes sociales en torno a media tarde local y poco después era confirmada por el representante de las Fuerzas Armadas, Peter Lernet. "Fueron encontrados a las 17.00 hora local. Estaban sepultados bajo un montón de rocas" en un área abierta entre Halhul y la localidad de Beit Kahil, afirmó sin revelar el estado en el que se encontraron los cuerpos ni otros detalles.

Los tres habían desaparecido hace 19 días en un lugar cercano a donde fueron hallados los cadáveres cuando salían de la escuela religiosa, próxima al bloque de colonias de Gush Etzion, y hacían dedo para regresar a casa.

Según la hipótesis que circulaban en los medios de comunicación del Estado judío, los jóvenes podrían haber sido víctimas de una emboscada y haber perecido tiroteados pocas horas después de haberse subido a un coche cerca de la ciudad de Hebrón.

Casi tres semanas después, unidades de la Brigada de elite Kfir, inscritos en la unidad, Maglan, y voluntarios civiles encontraron los cadáveres en una tumba poco profunda en un área abierta cercana al asentamiento de Telam, donde existen multitud de cuevas naturales y túneles.

Ayer, y al tiempo que las Fuerzas Armadas reforzaban su presencia aérea y terrestre en la zona, uno de los familiares de uno de los desaparecidos confirmó que el Ejército ya les había informado el domingo que tenían "una pista seria" sobre su paradero. Horas más tarde, todo el área de la ciudad de Hebrón, en la que viven cerca de 200.000 palestinos, fue puesta bajo toque de queda, con las carreteras cortadas y cientos de tropas sobre el terreno que buscan a los presuntos autores, Amer Abu Aysha, de 33 años, y Marwan Kawasme, de 29 años.

Los servicios secretos centraron sus pesquisas sobre ellos debido a que habían desaparecido de sus hogares la misma noche del secuestro y contaban con un prontuario llamativo: ambos son miembros activos de la resistencia de Hamás en Cisjordania y estuvieron presos en cárceles israelíes.

Inmediatamente conocida la noticia, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás (Abú Mazen), y del Gobierno de unidad nacional convocó anoche una reunión de emergencia del gabinete para analizar la situación.

Desde el primer momento, Netanyahu apuntó contra Abás por su alianza con Hamás y le pidió que rompa ese Gobierno, una demanda que reiteró ayer.

Bajo intensa presión, Abás condenó días atrás el secuestro, pero siguió adelante con el gabinete, formado el pasado 2 de junio tras siete años de enfrentamiento entre Hamás y el partido nacionalista Al Fatah.

En ese marco, el presidente de EE.UU., Barack Obama, condenó el asesinato "insensato" de los tres adolescentes "inocentes". A su turno, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "expresó la esperanza de que las autoridades israelíes y palestinas trabajen juntas para encontrar y demandar rápidamente ante la Justicia a los responsables" de este crimen. Ban estima que este "acto de odio perpetrado por enemigos de la paz busca agravar la división y desconfianza y prolongar este conflicto".

Agencias EFE, AFP, Reuters, ANSA y DPA, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario