“Si Europa no cambia, la historia se va a reescribir sin ella”

Edición Impresa

Toulon - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, aseguró ayer que «lo que se hizo por Grecia» no se repetirá más y que en adelante «ningún Estado de la zona euro entrará en default». Bajo creciente presión por la crisis, dijo en un discurso electoral clave que la UE necesitaba coordinar de manera más estricta los presupuestos de cada país.

En un intento por llevar tranquilidad a los franceses antes de una reunión entre Francia y Alemania para reformar el tratado fundacional de la UE, Sarkozy sostuvo que una Europa reformada se basaría en una cooperación intergubernamental más estrecha y no en el control por parte de un organismo supranacional. «La reforma de Europa no es una marcha hacia la supranacionalidad», dijo Sarkozy. «La integración de Europa transitará hacia la intergubernamentalidad porque Europa necesita hacer elecciones políticas estratégicas», agregó.

Sarkozy se reuniría en París este lunes con la canciller alemana, Angela Merkel, para seguir adelante con las propuestas para una reforma al Tratado de la UE para corregir fallas en el Tratado de Maastricht y la creación de un verdadero Gobierno económico para el bloque. El mandatario sostuvo que Francia y todos los demás países de la zona euro necesitaban establecer en sus constituciones la meta de un presupuesto equilibrado. También aseguró que el Banco Central Europeo debe permanecer independiente y decidir por él mismo cuándo y cómo actuar para lidiar con el riesgo de la deflación en Europa.

«Europa ya no es una elección. Es una necesidad, pero la crisis ha revelado su debilidad y sus contradicciones. Europa debe repensarse», dijo Sarkozy. «Existe una urgencia, el mundo no esperará, si Europa no cambia rápidamente, la historia se reescribirá sin ella», afirmó.

Agencias Reuters y AFP

Dejá tu comentario