“Superávit comercial dará tranquilidad a la economía”

Edición Impresa

«A los que compran dólares les pedimos que justifiquen el origen de los fondos, lo mismo que hacemos con los que compran un auto o una casa. Por eso, no hubo medidas cambiarias sino fiscales, tributarias. De todos modos, el año que viene tendremos un superávit comercial de u$s 9.500 millones, suficiente para darle tranquilidad al funcionamiento de la economía». El ministro de Economía, Amado Boudou, cerró ayer la primera jornada de la Conferencia Industrial que organiza la Unión Industrial Argentina (UIA) con un discurso más político que económico, pero después -en una charla con un grupo de periodistas- abordó todos los temas de actualidad: subsidios, dólar, transferencia de los subtes al Gobierno de la Ciudad. A continuación lo más saliente de lo dicho por el vicepresidente de la Nación electo: 

  • Con el dólar no hubo medidas cambiarias sino fiscales, tributarias. En el cuarto trimestre siempre merman las exportaciones y -por un tema estacional- suben las importaciones. Pero la fluctuación tiene más que ver con el valor relativo de las otras monedas.

  • Para el año que viene el superávit comercial será importante: u$s 9.500 millones, suficiente para dar tranquilidad al funcionamiento de la economía.

  • Respecto de la crisis, nadie está blindado; esa además es una palabra que no uso porque es muy de la Alianza. Nunca hablé de eso, pese a que algunos medios me lo atribuyeron.

  • La Argentina está sí en una posición de fortaleza relativa frente al mercado internacional. Lo demostramos en la crisis de 2008/9. También redireccionamos nuestro comercio exterior hacia el Sudeste Asiático, Brasil y el resto de América latina, y menos con Estados Unidos y Europa. No fue casualidad.

  • Tenemos superávit fiscal, comercial, reservas en el Banco Central... Los próximos cuatro años serán de más crecimiento con inclusión social. Ya lo hicimos y vamos a seguir por ese camino. Venimos de ocho años en los que no tenemos nada de lo que arrepentirnos.

  • Sobre los subsidios, elegimos el camino gradual, sectorial. Hay segmentos, barrios de la población homogéneos con altos ingresos a los que se les retirarán. La Presidente ya dijo que había cosas para mejorar. Es una cuestión de equidad, mejora de distribución del ingreso, aumentar la competitividad.

  • Si bien el Presupuesto nacional prevé subsidios por $ 75.000 millones, no vamos a caer en la posición fiscalista de decir «queremos reducir tanto». Lo hizo Domingo Cavallo cuando anunció «recortar 13% a todo», la política de déficit cero que hizo volar al país por el aire. Vamos a tomar medidas que puedan ser erogadas por segmentos de la población.

  • Vimos que el juego, los bancos, la telefonía celular podían pagar más, y nos parecieron buenos sectores para empezar este camino pluralista y sectorial.

  • En transporte vamos a subsidiar la demanda en lugar de la oferta, usando el SUBE para eso. ¿Cómo vamos a seleccionar quién debe recibirlo? Y, por ejemplo, todos los que cobren la Asignación Universal por Hijo...

  • La reunión de hoy (por ayer) con el ingeniero Mauricio Macri sobre el traspaso de los subtes fue francamente decepcionante. Trajeron cuestionamientos inaceptables. Quieren dilatar el asumir su responsabilidad de un servicio que es 100% local. Pidieron que el Gobierno nacional lo traspase en marzo -tras renegociar el contrato- después septiembre y en septiembre va a ser nunca.

  • Ofrecimos hacernos cargo por un año de 50% del subsidio, o sea $ 29 millones mensuales. La ciudad tiene un PBI per cápita de u$s 35.000, contra u$s 9.000 del resto del país, y un presupuesto de $ 33.000 millones. Pese a eso, Macri pidió subsidios hasta 2017, en el distrito más rico del país.

    Antes, frente a los industriales de la UIA, había afirmado que «lo que pasa en Europa no es una crisis económica sino política: la falta de liderazgo político provocó esto».

    Sergio Dattilo
  • Dejá tu comentario