18 de noviembre 2011 - 00:00

Ultimátum a los bancos: “Bajen ya las tasas”

Claudio Cesario
Claudio Cesario
El segundo encuentro en diez días que mantuvieron con banqueros el ministro de Economía (y vicepresidente electo), Amado Boudou, y la titular del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, fue algo más áspero que el primero. Esta vez, los funcionarios prácticamente exigieron a los representantes de la banca extranjera que bajen las tasas de interés, durante la reunión que se desarrolló en el Ministerio de Economía.

«No hay motivo para que mantengan las tasas altas, porque el proceso de dolarización se calmó. No hay excusas», enfatizaron casi a coro Boudou y Marcó del Pont. El pedido tiene que ver con el empinamiento que sufrió la tasa de interés en los últimos 45 días, pasando prácticamente de 12% anual en pesos para los depósitos mayoristas a niveles de 22% en promedio para los grandes depositantes y 16% para el público.

Impacto

Claro que esta suba en el costo de captación de dinero llevó a las entidades al mismo tiempo a subir significativamente el costo del crédito. Y esta última parte es la que más preocupa al Gobierno. En la medida que las tasas se mantengan tan altas, el impacto en la actividad económica será inevitable.

Entre los hombres del sector financiero participaron Claudio Cesario (titular de ABA, la cámara que agrupa a los bancos extranjeros), Enrique Cristofani (Santander Río), Juan Bruchou (Citibank) y Ricardo Moreno (BBVA Francés). Ellos fueron los que advirtieron sobre la necesidad de mantener tasas altas para evitar una fuga de esos pesos hacia el dólar. Sin embargo, desde el Gobierno consideraron que esos temores no tienen razón de ser. Marcó del Pont enfatizó que los depósitos en moneda local venían creciendo a buen ritmo en los últimos 30 días ($ 4.420 millones, equivalente a poco más del 4%), lo que era una buena señal para empezar a reducir tasas.

En las últimas licitaciones de Lebac, de hecho, el BCRA detuvo el incremento de tasas como señal al resto del mercado. Sin embargo, no consigue renovar la totalidad de los vencimientos, sino que lo hace sólo parcialmente. Prácticamente los únicos que entran en esas licitaciones son ahora los bancos públicos.

Reclamo

Pero no sólo se habló del financiamiento en pesos, sino que también se hizo referencia al de dólares. «Les pedimos que no corten las líneas de prefinanciación de exportaciones, en especial para las pymes», fue nuevamente el reclamo a coro de las principales cabezas del equipo económico. En este caso, la advertencia tiene que ver con la caída de los depósitos en dólares y la posibilidad de que los bancos retraigan el financiamiento en moneda extranjera. Una vez más, desde el BCRA recordaron que está vigente la posibilidad de que los bancos tomen adelantos transitorios en moneda extranjera.

«Es una buena opción, pero precisaríamos que esa línea del BCRA fuese a un plazo mayor», enfatizó uno de los banqueros, en referencia a que se trata de líneas en dólares a no más de 30 días. Pero el reclamo no será por el momento correspondido por la autoridad monetaria. El pedido del Gobierno a la banca de que privilegie el financiamiento a las pymes está relacionado a las mayores facilidades que tendrían los grandes exportadores (por ejemplo los principales grupos cerealeros) de financiarse en el exterior. Por eso, resulta clave que sean las pequeñas empresas las que no pierdan esa ventana de financiamiento, lo que les haría perder mercados en el exterior.

Pero nuevamente el temor a que se corte el crédito en dólares está relacionado con el «goteo» que están sufriendo las cajas de ahorro en dólares luego de las restricciones impuestas por la AFIP. Pero el repaso de Boudou y Marcó del Pont con banqueros arrojó que esta fue una semana más tranquila en materia de retiros. Con un poco de suerte, esta semana terminarán saliendo menos dólares de los bancos que los que se fueron en la primera semana de implementación de las medidas (u$s 645 millones). El dato más preocupante, sin embargo, está relacionado con las pérdidas de la semana pasada, que habrían superado los u$s 1.000 millones. Pero la expectativa es que este drenaje de divisas de los depósitos bancarios continúe disminuyendo en las próximas semanas.

Dejá tu comentario