Universidades: más cerca de un acuerdo por salarios

Edición Impresa

Los gremios rechazaron el 15% inicial y desplegaron desde el fin del receso invernal un plan de lucha que incluyó paros y tomas en las principales casas de altos estudios de todo el país.

En medio de cinco semanas de un tenso conflicto que golpea a las universidades públicas, el Ministerio de Educación nacional y los gremios se acercaron ayer a un principio de acuerdo por una suba salarial que acortaba la brecha entre las partes y que será puesta a consideración de las bases.

La propuesta, que incluye una cláusula de revisión de los índices de inflación de diciembre, está conformada por sumas remunerativas no bonificables que puede describirse con la evolución de tres cargos testigos:

Profesor titular con dedicación exclusiva, antigüedad máxima: salario bruto febrero-18: $73.490,79; salario bruto octubre-18: $91.128,57

Profesor adjunto dedicación semiexclusiva con 15 años de antigüedad: salario bruto febrero-18: $22.265,58; salario bruto octubre-18: $27.831,98

Profesor adjunto con dedicación semiexclusiva inicial: salario bruto febrero-18: $15.716,88; salario bruto octubre-18: $19.646,10

Los dirigentes llegaron a la pulseada con reclamos de un alza del 30%, en medio de la escalada de la inflación tras la fuerte devaluación del peso.

La nueva cita de la Mesa Técnica Salarial se desarrolló por la tarde en el Palacio Sarmiento, y fue el primer cara a cara tras la masiva marcha de universitarios el pasado jueves a Plaza de Mayo, en reclamo de una mejor recomposición salarial y de un refuerzo en las partidas presupuestarias para las altas casas de estudio.

La pulseada incluyó dos pausas de cuarto intermedio, a partir de una primera oferta oficial de suba del 22% para profesores titulares y de 24% a ayudantes (a octubre, con revisión en noviembre) y, posteriormente, una contraoferta sindical del 25,5% a octubre, con revisión ese mes, sobre la cual el Gobierno trabajó luego.

Horas antes del encuentro, Mauricio Macri dedicó un tramo de su mensaje con la letra chica del ajuste pos FMI al conflicto en las universidades, con una cadena de preguntas retóricas.

"¿Creen que me hace feliz contar esta realidad? ¿Creen que me hace feliz no darle los recursos a la gente que más lo necesita? ¿Quién puede pensar que yo no querría pagarles a todos los profesores universitarios todo lo que piden?", arengó.

El cónclave paritario de ayer fue encabezado por el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y por la secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela. Por la vereda sindical, fueron de la partida dirigentes de Conadu, Conadu Histórica, Fedun, CTERA, UDA y FAGDUT. Hasta el momento, sólo la Conadu Histórica mantiene el extendido paro.

La negociación se reactivó así tras la reunión del pasado miércoles, cuando no lograron arribar a un acuerdo salarial. Allí, el Gobierno evitó hablar de aumentos con porcentajes y optó en cambio por ofrecer sumas fijas remunerativas no bonificables, que implicarían una suba del orden del 21%. Pero la propuesta fue rechazada por los sindicatos.

Dejá tu comentario