Autorizarán pochoclo para que vuelva el cine

Espectáculos

El nuevo protocolo dice que el público podrá quitarse "momentáneamente" el barbijo para comer y beber. No se aclaró si en ese momento no hay riesgo.

Después de meses de postergación, y muy retrasadamente con respecto al teatro, las cámaras empresariales, sindicatos y distintos sectores relacionados con el circuito de exhibición cinematográfica acordaron un protocolo con el Ministerio de Cultura de la Nación para la reapertura de salas y complejos. Cada jurisdicción deberá presentar sus pedidos a la Jefatura de Gabinete de la Nación, que evaluará de acuerdo con el nivel de contagios en ese distrito. Se aclaró que la capacidad de las salas no deberá superar en ningún caso el 50 por ciento. En este sentido, “se aceptará la presencia de grupos de hasta seis personas, en lo que se llama ‘burbuja de recreación’, las cuales deberán mantener una distancia de entre 1,5 y dos metros con el resto de los espectadores, para lo que se dejará una butaca libre de cada lado”.

A diferencia del teatro, cuyo público no necesita consumir pochoclo durante las funciones, las cámaras empresarias consideraron que esa imperiosa necesidad que sí tiene el de cine podría ser salvada. El protocolo presentado dice que “el público deberá permanecer con tapabocas puesto y solo podrá quitárselo momentáneamente para ingerir algún alimento o bebida”. Esto modificó la exigencia anterior de no quitarse en ningún momento el tapaboca para consumir, lo que trababa la reapertura de las salas (nadie ignora en dónde reside desde hace años el negocio del cine, esa moderna rama de la gastronomía). Pero no se aclaró si, desde el punto de vista epidemiológico, el virus del covid-19 se vuelve inofensivo durante la momentaneidad de la ingesta.

Cada sala deberá contar con un adecuado sistema de ventilación, será sanitizada antes y después de cada función, habrá zonas demarcadas para mantener la distancia social y se abrirán las puertas diez minutos antes de que termine la exhibición. Para esto, el personal será entrenado y deberá contar con vestimenta y material adecuado para evitar contagios, mientras que cada sala deberá tener en lugares visibles las normativas sanitarias a cumplir para permanecer en el lugar. El protocolo da precisiones también sobre el accionar en lo referente a la recepción de proveedores y la manipulación de todo material implicado en la actividad comercial, del mismo modo en que prevé los pasos a seguir en caso de detección de un caso sospechoso entre los trabajadores o el público.

Dejá tu comentario