Marilyn Manson, contundente pero mezquino con los fans

Espectáculos

«Pepsi Music - 8ª jornada». Presentación de «Eat Me, Drink Me». Actuación de Marilyn Manson. (Club Ciudad de Buenos Aires; 29 de setiembre.)

Seguramente, muchos de los fans argentinos de Marilyn Manson deben haber sentido la misma frustración que vivieron los seguidores de Brasil, México o Colombia, donde la prensa fue muy dura con los comentarios. Aquí, quizá, por tratarse de un festival y por haber sido el cierre de una jornada musical -la octava del Pepsi Music- que había comenzado mucho más temprano, la decepción puede haberse morigerada. Aunque, en rigor, quienes se acercaron desde muy temprano al club Ciudad de Buenos Aires -algunos, incluso, pasaron la noche a la espera de la apertura de puertas-, se «lookearon» con ropas negras y tenebrosas para la ocasión, escucharon con o sin placer muchas otras bandas, tenían un único objetivo: estar presentes en la tercera presentación de su ídolo en Buenos Aires. Y a ellos no le habría importado el cansancio puesto que lo que pretendían era ver y escuchar al cantante por un largo rato y en su mejor expresión.

Mirado desde ese lugar, también aquí lo de Marilyn Manson también pudo ser decepcionante, porque su show fue muy corto -doce temas; dos menos que en otros puntos de la gira-, porque entre ellos hubo cinco del nuevo disco «Eat Me, Drink Me», que venía a presentar, y apenas quedó espacio para viejos hits, y porque hubo un escaso despliegue de vestuario y escenografía.

Pero hay otra lectura posible, ya sin el apasionamiento del fan. Y desde allí, puede decirse que el concierto de Manson fue contundente, que cantó con toda la sapiencia y el talento de quien maneja la voz a su antojo -sigue siendo impresionante su paso por el registro grave-, que su performance fue compacta y que tuvo un sonido apabullante de gran artista internacional.

Claro que, como decíamos, difícilmenteesto pueda calmar los ánimos de quienes esperaban algo más que los escasos 75 minutos que Marilyn estuvo sobre el principal escenario del festival.

Dejá tu comentario