Renueva el jazz un talentoso trío

Espectáculos

Actuación de E. Michelini (batería), G. Delgado (contrabajo) y S. De Francisco (saxo). (Virasoro Bar, 28 de enero.)

Hay, básicamente, dos maneras posibles de acercarse al jazz en la actualidad. Una, como afortunadamente está ocurriendo mucho en nuestro país, desde la propuesta de nuevas y originales composiciones. Otra, más convencional pero no necesariamente menos interesante, desde la relectura de los clásicos. En el jazz existe, como en ningún otro género, el concepto de «standard»; esto es, piezas conocidas, obra de grandes autores, que se convierten en referentes para cualquier músico, esos temas sobre los que cualquier artista podría improvisar. Es entonces en esa improvisación, en los arreglos, en la posibilidad de decir nuevas cosas sobre lo conocido, que un músico puede o no destacarse.

El trío que integran Guillermo Delgado en contrabajo, Eloy Michelini en batería y Santiago De Francisco en saxo tiene justamente la virtud de estar formado por grandes instrumentistas, capaces de recrear y ser originales sobre piezas clásicas del jazz. El repertorio elegido en este caso, aunque seguramente podría ampliarse a muchos otros títulos, pasó por «standards» como «St. Thomas» (Sonny Rollins), « Dexterity» (Dexter Gordon), «Poor Butterfly» (John Golden), «Whins of Chambers», «Body & Soul», «Lady Bird» (Tad Dammeron) o «Struttin' with Some Barbecue» (Louis Armstrong). Y la sorpresa estuvo no en las melodías ni en los planteos formales (clásicos en general en cuanto al formato de exposición -zona improvisada- reexposición), sino en la capacidad y la creatividad de estos tres músicos a la hora de hacer variaciones rítimicas y melódicas sobre temas muy conocidos. Con el saludable agregado de que, por las características del lugar donde tocaron, pudieron hacer el concierto acústico y sin amplificación, lo que da una cercanía con los instrumentos que aporta a la propuesta.

Dejá tu comentario