13 de diciembre 2007 - 00:00

Por siempre, un revolucionario

Por siempre, un revolucionario
Diego Maradona, que ya tiene grabados en su piel los rostros del Che Guevara (en el hombro) y de Fidel Castro (en la pierna), dijo ayer que desea hacerse un tatuaje del presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

«Algo de Chávez me quisiera tatuar, de verdad», dijo el ex futbolista en Tucumán, aunque no precisó qué ni qué parte de su cuerpo elegirá para completar el triunvirato de sus ídolos.

Maradona se reivindica como «chavista» y se entrevistó varias veces con el presidente venezolano.

Antes se había convertido fervientemente al castrismo, cuando vivió varios años en Cuba para tratarse de su adicción a las drogas y conoció a Fidel Castro.

Dejá tu comentario

Te puede interesar