Edición Impresa

Mestre: "Quiero un Cambiemos distinto, que cumpla con lo prometido en 2015 y 2017"

En la recta final hacia la elección del 12 de mayo en la que el peronista Juan Schiaretti buscará su reelección, el intendente capitalino desgrana críticas y propuestas locales, evalúa el impacto de la implosión de la coalición en la provincia y reclama que "el Presidente se deje ayudar", de cara a la pulseada del 27-O, hacia "un nuevo Cambiemos" y con el radicalismo nacional en plena ebullición.

Periodista: ¿La implosión de Cambiemos en Córdoba erosionó toda posibilidad de que la ahora fragmentada oposición venza a Juan Schiaretti el 12 de mayo, o cree que hay aún margen para cambiar el signo político en la provincia?

Ramón Mestre: Hay margen. Venimos trabajando para ganar y terminar con la intención de perpetuarse 24 años en el poder con políticas populistas que sin duda se han olvidado de la gente. Ya hemos ganado en más de un tercio de los municipios de la provincia, incluso en algunos como Oliva y Pilar que son emblemáticos, ya que hace décadas que no gobernaba la UCR.

P.: ¿Cómo califica la gestión de Schiaretti durante estos últimos cuatro años, tras 20 años de Unión por Córdoba?

  • M.: Primero, que 24 años -van 20- de populismo es mucho. Son 20 años de un mismo espacio político en la provincia, que alternó el poder entre dos personas. No es poco, y pasan cosas. No tengo nada puntal contra ellos; es una forma de gobernar que nada tiene que ver con lo que Córdoba está necesitando hoy, con sacar a la luz lo que el cemento viene tapando. Digo el cemento por las obras, por el marketing, que tapa la realidad. Y aquí se desplaza el dato más triste que hemos tenido en la historia de Córdoba, que es tener la pobreza arriba de la media nacional, que de por sí ya es histórica, con el 35,6%. Si a eso le sumamos que la Asociación Antidrogas de la República Argentina ha dicho que un cuarto de las cocinas de drogas del país está en Córdoba, esto duele. Hay un crecimiento de la presión impositiva inexplicable, asfixiante, que trepó al 13,2% y aumentó un 300% durante todo el período de Unión por Córdoba. Y hay 180 mil empleados, y cuando el radicalismo dejó el poder en el ‘99 había sólo 69 mil. Y si hablamos de la deuda, hay una deuda en dólares triplicada, asfixiante, pero hay otra que no admite ninguna otra salida que no sea dedicarse ya, urgente, a priorizar respuestas, que es la deuda social.

P.: ¿Y qué medidas de corte provincial propone para lo inmediato, en el contexto de la crisis económica y financiera nacional?

  • M.: Nosotros estamos planteando medidas urgentes para combatir la crisis; más allá de cuál sea el resultado del 12 de mayo, hay que actuar ya. Son propuestas para el que se la gana en la diaria con su oficio; por primera vez, una medida para ellos. Planteamos poner el Banco de Córdoba al servicio de los cordobeses, preservando su competitividad y solvencia, con cinco medidas: refinanciación a tasa subsidiada de las deudas con tarjetas de crédito para que no se sigan pagando intereses exorbitantes; créditos blandos a tasa subsidiada para paliar la situación de las pymes y así generar empleo; créditos blandos personales a tasa subsidiada para cancelar deudas familiares (alquiler, medicamentos); un plan de facilidades de pago y reducción de intereses en deudas con la Empresa Provincial de Energía (Epec); el congelamiento de la tarifa de energía hasta tanto el servicio sea de calidad, y declarar la emergencia infantil, universalizando el Paicor (que es la política social que tiene el Gobierno, implementada por el radicalismo en la gestión de Eduardo Angeloz) sumando 100 mil beneficiarios más. De esta manera vamos a tener un estado más fuerte y a estar dispuestos a ayudar en lo que necesitan los trabajadores y las familias de Córdoba.

P.: Al asistir en marzo al Congreso Internacional de la Lengua en Córdoba, Mauricio Macri dijo que en la provincia hay una pulseada de radicales que no se pusieron de acuerdo, en una declaración que roza la prescindencia. ¿Mario Negri es el candidato del Presidente en Córdoba? Porque fue Elisa Carrió a respaldarlo y se barajó una visita de María Eugenia Vidal... ¿O el Presidente no tiene ahora candidato en la provincia?

  • M.: El duelo no es con Negri, por lo cual ellos van a tener que explicar junto con los dirigentes nacionales del PRO por qué hicieron lo que hicieron en Córdoba. El radicalismo va a salir muy fortalecido, porque ellos decidieron romper Cambiemos en Córdoba e imponer un candidato, y no permitieron la democracia interna.

P.: Y en el plano nacional, ¿cómo va a jugar usted de cara a la compulsa presidencial? Hay sectores del radicalismo que piden escindirse de Cambiemos, o una vicepresidencia para la UCR…

  • M.: Está Cambiemos, pero yo soy un radical de tantos que hay, con una gran responsabilidad. Gane o pierda el radicalismo, deberá en los próximos días plantar las bases para un nuevo Cambiemos, que escuche y esté más cerca de la gente. Nuestro triunfo fortalece el proyecto de Cambiemos, no de algunos dirigentes. El que sale fortalecido es el proyecto de Cambiemos. Yo estoy en Cambiemos, y lo que quiero es un Cambiemos distinto. Quiero que se cumpla con lo que se prometió en 2015 y 2017, y me encantaría que el Presidente se deje ayudar. El radicalismo tiene mucho para ayudar.

P.: ¿Y cómo podría dejarse ayudar Macri?

  • M.: Escuchándonos, permitiendo que nosotros opinemos, planteando propuestas, soluciones. Tenemos la experiencia de gestión de 460 municipios, que son mucho más que las tres gobernaciones.

P.: Pasado el 12 de mayo y si no resulta electo, ¿se imagina jugando un rol en el plano nacional?

  • M.: No se me cruza por la cabeza una instancia de esas características. Estoy concentrado, faltando diez días, en la elección del 12 de mayo.

P.: Hasta el momento el macrismo acumula siete derrotas consecutivas en las urnas, entre PASO y elecciones generales. ¿Cree que la crisis financiera y económica nacional impactará en la decisión el votante cordobés el 12 de mayo y habrá un voto castigo contra Macri? ¿O qué considera que reflejan esas derrotas?

R.M.: No está afectando al votante, está afectando a todos me parece. Pero no sólo es un problema del Gobierno nacional: en Córdoba Schiaretti ha hecho todo para profundizar la crisis. Tenemos las tarifas de luz más caras de todo el país, el “costo Córdoba” con los impuestos más altos de toda la Argentina. Y eso hace que nuestra provincia sea la menos competitiva de todo el país. Y tenemos una deuda económica y una deuda social escandalosa, sumado a un sistema de educación y de salud que están en terapia intensiva. Hay cuestiones muy provinciales también.

P.: Macri obtuvo en Córdoba su mayor triunfo en el balotaje de 2015, en una provincia con un electorado muy crítico del kirchnerismo. ¿Cree que hoy ese escenario viró, que la intención de voto hacia Cristina de Kirchner está creciendo y que el Presidente incluso puede llegar a perder en la presidencial?

  • M.: Yo creo que no tenemos margen para que vuelva a gobernar el populismo. No hay plan B, ya lo he dicho, lo que tenemos que hacer es refundar Cambiemos y seguir transformando el país.

P.: ¿La buena sintonía que Schiaretti tuvo con Macri estos cuatro años, casi como un pacto de no beligerancia por conveniencia para los dos, le juega en contra como candidato de la oposición en la provincia?

  • M.: No creo que haya un pacto de esas características. Pero a Macri lo asesoraron mal, y eso en parte termina siendo funcional a que nada cambie en Córdoba. Yo estuve gobernando ocho años la ciudad más grande de la Argentina y creo que subestimaron todo lo que hicimos por el proyecto de Cambiemos. Me parece que tienen que escuchar más a los que queremos cambiar de verdad, los que queremos ayudar y los que venimos trabajando desde hace años para dejar atrás el populismo.

P.: Precisamente, el 12 de mayo la otra gran pelea será por la capital. ¿El estallido de Cambiemos puede derivar en el retorno del peronismo?

  • M.: Yo creo que Rodrigo de Loredo va a ser el intendente que permita que la ciudad evolucione. De las otras propuestas, uno salió cuarto en la elección pasada y otro es un exintendente de San Francisco que perdió por goleada en las legislativas del 2017.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora