Inundaciones en Europa causan cinco muertos

Mundo

Las inundaciones que afectan a Centroeuropa han causado hasta el momento cinco muertos en la República Checa y uno en Eslovaquia, mientras en ciudades alemanas, como la histórica Dresde, vecinos de algunos barrios han sido evacuados forzosamente por el peligro de crecida del río Elba.

Las riadas, provocadas tanto por los persistentes aguaceros como por la ola de calor en algunas zonas, que ha ocasionado el rápido deshielo, han obligado al traslado de numerosas poblaciones.

La autoridades checas informaron hoy de que un niño de cinco años murió ahogado cerca deTrebic, en el sureste, al caer en una acequia bajo un depósito de agua para incendios.

Esta víctima mortal se suma a las de un hombre de 57 años que se ahogó en el río Sazava (centro), después de volcar su lancha, y otros dos, cuyo vehículo averiado fuera arrastrado por las aguas desbocadas del río Ohre.

Una quinta muerte se registró en Veseli nad Luznici (sur), a consecuencia de un infarto. El número de localidades en estado de máxima alerta en la República Checa asciende a 62, siendo las zonas más afectadas la ribera del río Morava y de su afluente Dije, que tienen en jaque a las poblaciones del Uherske Hradiste, Olomouc, Znojmo y Vranov nad Diji.

Los fallos en la coordinación para minimizar el efecto de las inundaciones en esta región costaron ayer el puesto al jefe de esta cuenca hidrográfica, Miroslav Konecny, que será sustituido hoy por el responsable económico de dicho ente, Pavel Mylbachr.

En Eslovaquia, el cadáver de un hombre de 61 años fue encontrado ayer en la localidad de Modra (oeste), después de permanecer desaparecido desde el miércoles.

Las aguas han inundado medio millar de casas y las zonas más afectadas son los alrededores de la capital, Bratislava, y la región occidental de Trnava, en la cuenca del Morava.

Al igual que en la República Checa, las autoridades eslovacas temen que la ola de calor
acelere el proceso de deshielo en los Pequeños Cárpatos, lo que dificultaría la situación.

Mientras, las autoridades de la ciudad alemana de Dresde, en el este, confirmaron hoy la evacuación forzosa de 380 vecinos del barrio de Gohlis ante la crecida de las aguas del río Elba, que se unen a las 600 personas que tuvieron que abandonar sus casas en la localidad de Bad Schandau.

El nivel del agua del Elba ya alcanzó los 7,27 metros de altura en Dresde, ciudad donde ayer se activó la alarma por catástrofe, y los técnicos prevén que mañana el agua alcance los 7,60 metros de altura. Como medida preventiva, los ayuntamientos de Dresde y Pirna han cerrado al tráfico los puentes que cruzan el río Elba, incluido el llamado "Blaue Wunder" ("El milagro azul"), uno de los más importantes de la ciudad.

La resistencia de algunos vecinos de Gohlins, en la zona norte de Dresde, a seguir la recomendación de abandonar sus casas obligó a adoptar esa medida, informó el concejal de Ordenamiento y Seguridad de la ciudad, Detlef Sittel.

En la noche pasada dejaron voluntariamente sus casas unos 400 habitantes de ese barrio y medio centenar más de Laubegas, otro distrito de Dresde, pero una veintena de familias seguían en sus casas por considerar que se trataba sólo de una "recomendación".

Los equipos de protección civil y bomberos han reforzado los márgenes del río con sacos de arena y barreras de plástico y metal, pero incluso así hay riesgo de desbordamiento, puesto que las aguas seguirán creciendo al menos hasta mañana y luego tardará días en volver al cauce normal.

En Bad Schandau y Pirna, ambas al sur de Dresde, fueron evacuadas 1.500 personas y el nivel del Elba subió ya a los ocho metros. La situación es asimismo tensa en Baviera, a pesar de que en las últimas horas decreció el nivel del Danubio, mientras que en Sajonia-Anhalt, en el este del país, se registraron los primeros desbordamientos en varios tramos del Elba.

Dejá tu comentario