Rumsfeld tiene quien lo defienda

Mundo

Washington (Reuters, AFP) - Mientras los demócratas buscan hacer olas a caballo de las críticas de militares contra Donald Rumsfeld, allegados al jefe del Pentágono y destacados miembros del Partido Republicano intentaron contrarrestar ayer los ataques, con una encendida defensa de uno de los miembros más polémicos de la administración Bush.

«Hay estándares profesionales que usted tiene cuando se está con el uniforme que continúan cuando usted se retira», señaló Myers, ex jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, a la cadena de televisión ABC. «Es inadecuado, porque los militares no juzgan a nuestros jefes civiles», dijo Myers, que dejó su puesto como asesor militar hace seis meses.

Además, las continuas críticas de ex líderes militares contra Rumsfeld dañan al presidente estadounidense George W. Bush, aseguró. «Cuando usted juzga al secretario Rumsfeld, también juzga al comandante en jefe, porque esto es una cadena de mando», precisó.

  • Elogios

    El senador republicano Mitch Mc-Connell se sumó a los llamados en defensa de Rumsfeld y aseguró que es «un secretario espectacular de Defensa, uno de los mejores de la historia estadounidense».

    Mientras, el secretario de Estado del gobierno del presidente Richard Nixon, Henry Kissinger, señaló también que Rumsfeld era «un funcionario distinguido que ha hecho un trabajo excepcional».

    Al menos seis generales retirados han pedido la destitución de Rumsfeld en las últimas semanas, dejando al descubierto el descontento que existe con su mando entre los militares.

    Los ex generales acusan al secretario de Defensa de desconocer al consejo militar para sus órdenes de batalla y de destinar pocas tropas a Irak.

    Los llamados fueron iniciados por Paul Eaton, un general retirado encargado de la formación del ejército iraquí entre 2003 y 2004.

    Eaton acusó al jefe del Pentágono de ser «incompetente en el plano estratégico, operacional y táctico» y de ser «más que nadie» responsable de las dificultades estadounidenses en Irak.

    A pesar de la protesta, Bush declaró el viernes su «respaldo total» a Rumsfeld.

    «El liderazgo enérgico y decidido del secretario Rumsfeld es exactamente lo que necesitamos en este período crucial», dijo Bush en un comunicado difundido luego de dialogar con el jefe del Pentágono sobre operativos militares en la «guerra al terrorismo» que lleva adelante Estados Unidos.

    El propio secretario de Defensa debía haber hablado ayer en la cadena estadounidense CBS para defenderse de las críticas, pero su intervención fue cancelada sin que los motivos fueran explicados.

    Pero el viernes había hablado en la televisión Al-Arabiya, de Dubai. En esa entrevista rechazó los llamados a renunciar y reafirmó su «intención de servir al presidente» estadounidense.

    «Es obvio que si entre miles de almirantes y generales, cada vez que dos o tres están en desacuerdo, cambiáramos al secretario de Defensa de Estados Unidos», el cargo sería muy inestable, señaló Rumsfeld en su primera y única reacción pública desde que comenzaron a sucederse las peticiones de renuncia.

    Sin embargo, los demócratasno ceden en sus críticas: «Considero que el secretario debería renunciar», declaró Bill Richardson, gobernador de Nuevo México y potencial candidato demócrata a la presidencia, al programa «Face the Nation» de CBS.

    «Además del hecho de que la guerra en Irak ha sido mal manejada, debería escuchar lo que estos generales están diciendo», agregó.

    Otros militares críticos fueron el mayor general John Batiste, quien comandó la Primera División de Infantería en Irak; el mayor general Charles Swannack, quien lideró la 82ª División Aerotransportada del Ejército en Irak, y el ex comandante de la OTAN, general Wesley Clark.
  • Dejá tu comentario