Espionaje ilegal: revelan diálogos esclarecedores sobre la relación de Macri con los agentes

Política

Susana Martinengo, funcionaria de su estrecha confianza, recibía los informes de los espías y se los entregaba al secretario privado del expresidente.

Se conocen cada vez más detalles de la investigación sobre el espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri, en el cual a través de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) se hicieron seguimientos y escuchas a dirigentes políticos de todos los espacios -incluso de los propios de Cambiemos-, referentes sociales y periodistas, entre otros.

En el diario Página/12, el periodista Raúl Kollmann dio a conocer un diálogo entre Susana Martinengo, coordinadora de Documentación Presidencial durante el gobierno de Macri, y Jorge “El Turco” Sáez, cabeza del grupo de espías ilegales autodenominado Super Mario Bros. El mismo consta en la causa judicial que instruye el juez Federico Villena en los tribunales de Lomas de Zamora.

"–Dale, dale, si vos tenés un informe que no los comprometa, yo se lo paso a Nieto, al secretario privado, como hice la vez anterior... ¿viste?". El intercambio fue el lunes 18 de diciembre de 2017 y Martinengo le pidió un informe ilegal a Sáez sobre los preparativos de la manifestación del día siguiente contra la reforma jubilatoria y le reiteró que le entregaba esos informes clandestinos a Darío Nieto, secretario privado de Macri, cuyos domicilios fueron allanados este jueves.

El diálogo entre Martinengo y Sáez refleja en forma nítida el circuito: la estrecha colaboradora de Macri recibía los informes ilegales de los espías y se los pasaba al secretario privado del expresidente.

En la conversación citada, Sáez le comenta que se preparaban columnas de Moreno, Morón y Avellaneda, con micros de una empresa La Perlita y participaba el Movimiento Evita. Martinengo y Sáez hasta especularon que iban a “tirarle muertos” al gobierno, coincidieron en que la medida era mala y especularon que Macri debía postergar la reforma jubilatoria para abril o mediados de 2018.

Poco después se produjo otra conversación telefónica:

Sáez: Susi, disculpame, no te dejo dormir. Acabo de cortar con Diego (sería Dalmau Pereyra, el jefe de Contrainteligencia de la Agencia Federal de Inteligencia). Esto te lo digo a vos. Hoy el nuestro, (Gustavo) Arribas, se junta con él (Macri) y le va informar de todo lo que sucede en Provincia de Buenos Aires.

Martinengo: Sí, yo recién hablé con Nieto. Le dije que viene complicada la cosa, en

S.: Moreno, Morón, Avellaneda. Le dije a Nieto, sugerile que deje pasar diciembre.

M.: Este es un agite de los que están adentro en Ezeiza (se refiere a los presos en el penal de Ezeiza).

S.: Sí, sí, los que están adentro y los que van a entrar.

Los diálogos aparecen en uno de los celulares secuestrados por el juez Villena. Se ve que los espías de Super Mario Bros no sólo entregaban informes ilegales sino que además grababan a sus propios jefes o referentes. Parece claro que Sáez guardaba los intercambios con Martinengo y los compartía con otro integrante del grupo de espías, Leandro Areque. De hecho, el registro se habría encontrado en el celular de éste último.

De esas grabaciones surgen los elementos que muestran que Darío Nieto recibía los informes clandestinos realizados por Super Mario Bros y que se los entregaban a Mauricio Macri. Por eso allanaron los domicilios de quien sigue siendo secretario del expresidente hasta hoy.

El momento, al menos de esta grabación, coincide con la caída de imagen de Macri y aprobación a su gestión. Había ganado las elecciones en octubre, pero la reforma previsional provocó un enorme rechazo y manifestaciones multitudinarias frente a Congreso. La respuesta de la Gendarmería fue con balas de goma, palazos y decenas de detenidos.

En ese marco, se ve que los espías le entregaron uno de sus informes ilegales a Martinengo. El origen fue el envío al Gran Buenos Aires de las mujeres del grupo a hacer un diagnóstico sobre la movilización y los referentes. Los textos se terminaban de escribir en un departamento de la calle Pilar, en Mataderos, de ahí subían a Dalmau Pereyra, por un lado, y a Martinengo en Casa Rosada, por el otro.

Los diálogos entre Sáez y Martinengo transitan todos los prejuicios y las razones por las que se hacía espionaje ilegal en el penal de Ezeiza.

–Son negros, negros de villa, se tiran entre ellos y le tiran los muertos a él.

–Todo esto lo arman en Ezeiza, De Vido y los otros. Se cagan en los viejos.

–Hay que postergar la reforma para el año que viene. Pero (Macri) es un cabeza dura. Cuando algo se le mete en la cabeza... Igual, él sabe todo.

Para que quede claro, uno de los diálogos se cerró así:

–Me quedo tranquilo, le están llegando todos los informes que nosotros le hicimos. Para mí esa es una tranquilidad –afirmó Sáez en diálogo con Martinengo.

O sea, a Mauricio Macri le entregaban todo el producto del espionaje ilegal de la banda Super Mario Bros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario