Mordaza estilo K en el PJ: sin debate y nadie habla

Política

Néstor Kirchner quiere la democracia perfecta en el Partido Justicialista. Según las tradiciones partidarias -quebradas una sola vez en 1988 con la interna Menem-Cafiero- eso implica listas únicas impuestas desde arriba. El condimento para el congreso de "normalización" del PJ es que no habrá micrófono para quien pida la palabra. Sólo se hablará desde el podio y para aprobar la nueva cúpula armada por el ex presidente en sus oficinas de Puerto Madero. Teme el santacruceño que la reunión de mañana en Parque Norte se convierta en otra discusión de alta peluquería.

Sin Néstor Kirchner, único ausente junto a su esposa Cristina, el peronismo empezará a salir mañana de la tumba de la intervención judicial. Contra reloj, desde Puerto Madero y desde la calle Matheu, se apuraban ayer los detalles finales para el congreso normalizador.

Para evitar sorpresas, se fijó una regla: el encuentro será guionado y con micrófono cerrado para evitar que algún congresal, imprevistamente, se zambulla con palabras inapropiadas y desate una tempestad de discursos y contradiscursos.

Flota, todavía, el entrevero verbal entre Cristina de Kirchner y Chiche Duhalde en el accidentado congreso del 26 de marzo de 2004 en Parque Norte. Fue aquel espadeo entre damas que el quilmeño Aníbal Fernández calificó como una discusión de «alta peluquería».

El operativo «mordaza» que ordenó Kirchner es para evitar que, como entonces, el congreso se desmadre. En aquel caso, el cruce entre las damas derivó en la acefalía del PJ: en manada, encabezados por Eduardo Fellner -a quien intimaron desde la Casa Rosada- hubo una renuncia masiva.

Por eso, se está definiendo cada paso para que nada se salga de lo planificado. Entre hoy y mañana, por caso, se acordará con los gobernadores quiénes hablarán en el congreso.

  • Mociones

    Hay que repartir, por caso, las diferentes mociones: la convocatoria a elecciones internas, la reforma de la carta orgánica, la amnistía general y la conformación de la junta electoral son los puntos que se plantean proponer y, por tanto, argumentar.

    Ya empezó el pulseo por ver quién expone cada punto, pero la decisión de Kirchner es repartirlo entre un puñado de dirigentes que considere representativos. Habrá algún gobernador, posiblemente alguna autoridad del PJ en el congreso. Quizá, también, un ministro.

    Paradoja del planeta K, en el congreso partidario que dará un paso imprescindible hacia la entronización del patagónico, no está prevista la presencia de ningún Kirchner. Ninguno, en principio, es congresal, y el encuentro está limitado a quienes lo son.

    La Presidente y el ex lo eran por Santa Cruz, pero su mandatovenció. Ahora, por el peronismo de esa provincia, la lista la encabezan el gobernador Daniel Peralta y el secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Carlos Zannini, «El Chino». Tampoco lo es Alicia Kirchner.

    Dado el caso, se podría invitar al ex presidente, pero la intención, en principio, es que éste no participe. «No quiere mostrarse con algunos muchachos que van a estar ahí», explicaban, anoche, aunque no descartaban que a último momento decida concurrir.

    Lo cierto es que Kirchner repasó la fauna del PJ a la que fue recibiendo, a veces con foto; otras sin ella, en su búnker de Puerto Madero. Ayer fue el turno del ex senador Antonio Cafiero a quien lo tenía, desde hace largos meses, en sala de espera.

    Amnistiado, Cafiero terminó décimo en la lista de congresales por la provincia de Buenos Aires y será el que presida, por ser el congresal de más edad, el congreso de Parque Norte. Como la vigencia de la mesa que encabeza Eduardo Camaño está en duda, se moverán como si fuese una autoconvocatoria.

    A pesar de que no habrá Kirchner, todo el gobierno estará en Parque Norte. El gabinete, casi en pleno, aparecerá por el congreso partidario: Alberto Fernández por Capital, Florencio Randazzo y Aníbal Fernández por provincia; se mezclarán con gobernadores, legisladores e intendentes.

    Entre otros, aparecerán Julio Pereyra y Alberto Descalzo, dúo de alcaldes que ayer se reunió durante casi dos horas con el ex presidente. Habrá, además, algunos gremialistas: Hugo Moyano, Gerónimo Venegas, Víctor Santa María y Gerardo Martínez dirán presente. Asomará, incluso, Luis Barrionuevo, que viene como delegado por el PJ de Catamarca.

    Al margen de los Kirchner, habrá otros faltazos: Ramón Puerta, que rehusó subirse al tren K, y José Manuel de La Sota son dos de los nombres que se tachan en la lista de asistentes. Sobre Córdoba, sin embargo, aclaran que quien «está armando es 'El Gringo'», por Juan Schiaretti.

    Ayer, en tanto, se fumigó una versión según la cual Jorge Sarghini no participaría del congreso a pesar de haber sido electo congresal por el lavagnismo. Su argumento sería que no se respetó el acuerdo de darle al sector veinte congresales titulares.

    Tampoco, obviamente, se sumará al show el potrerismo díscolo de los Rodríguez Saá que venían amagando con una catarata de impugnaciones judiciales pero, aparentemente, se quedaron sin folios donde escribir sus promocionadas demandas contra la convocatoria kirchnerista.

    Sobre el formato final, ayer volvió a sonar fuerte la idea de un consejo integrado por 48 miembros, a razón de dos por provincia, con una mesa ejecutiva, presidida por Kirchner, de 15 miembros. Allí tendrá su lugar Hugo Moyano.
  • Dejá tu comentario