9 de septiembre 2023 - 10:08

¿Un último viaje a China para Lacalle Pou?

El presidente confirmó que en noviembre viajaría al país asiático en uno de los últimos esfuerzos por destrabar la firma del TLC.

El presidente Luis Lacalle Pou viajará a China para intentar que el país asiático cierre el TLC con Uruguay.

El presidente Luis Lacalle Pou viajará a China para intentar que el país asiático cierre el TLC con Uruguay.

El presidente Luis Lacalle Pou confirmó que “seguramente” viajará a China en noviembre con el objetivo de lograr personalmente avances en la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Uruguay y el gigante asiático, tras más de un año sin novedades concretas en este sentido.

Si bien en el proceso y durante los últimos meses hubo algunos atisbos de esperanza y optimismo, lo cierto es que con el correr de las semanas, la resignación es el sentimiento dominante cuando se pone el TLC sobre la mesa de discusión. Las conversaciones con Brasil habían permitido esperar ciertos avances paulatinos, pero las dificultades que atraviesa la firma del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) —prioridad del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva antes de sentarse a discutir cualquier otro acuerdo comercial— fueron otro balde de agua helada a los objetivos uruguayos de avanzar por su propio camino.

En ese sentido, y tras los viajes previos que realizaron los ministros de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo, y de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Fernando Mattos, al continente asiático —con el mismo objetivo solapado entre una abultada agenda diplomática—; Lacalle Pou se alista para visitar China antes de fin de año, tal y como confirmó a Radio Carve.

“Estamos llevando el cántaro a la fuente. No lo descarto”, señaló el presidente sobre su intención de poner el TLC en discusión personalmente. El optimismo todavía no está del todo abandonado, en tanto apuntó que “quedan 540 días (de gobierno) todavía". Aunque aseguró que “si no se logra, para mí sería una frustración”.

Para Lacalle Pou, asimismo, "obviamente hay una voluntad argentina y brasileña de que Uruguay no haga acuerdo con China y seguramente haya habido gestiones diplomáticas para que no suceda", acusó, en línea con declaraciones anteriores en este sentido. Sin embargo, consultado sobre la posibilidad de que un cambio de gobierno en Argentina permita destrabar el camino para el país en materia de negociaciones internacional, el mandatario se resguardó: "Esta pregunta requiere que yo me meta y no me voy a meter".

"Yo estoy hasta el 1° de marzo de 2025 el que venga veremos qué va a hacer. Supongo que esta estrategia histórica nacional no va a cesar; nosotros pusimos el motor fuera de borda y avanzamos más que otros gobiernos, pero creo que la posibilidad de que Uruguay se mueva en el mundo libremente para poder comerciar está en el disco duro de cualquier dirigente que quiera ser presidente de la República", cerró el presidente.

Sin herramientas para el atraso cambiario

Durante la misma entrevista radial, el presidente Luis Lacalle Pou reconoció el atraso cambiario que se experimenta en Uruguay y que afecta fuertemente al agro y los sectores exportadores por la pérdida de competitividad; y aseguró que el gobierno está “haciendo todo lo posible” para corregir el desalineamiento del tipo de cambio.

Según el jefe de Estado, durante la reunión que mantuvo con la Asociación Rural del Uruguay (ARU) fue “muy buena, si bien no siempre estuvimos de acuerdo en todo”. En esa línea, el tema dólar fue uno de los que se pusieron sobre la mesa, una cuestión en la que consideró que se debe ver el país integrado, aunque también reconoció que afecta a un sector fundamental, lo que se suma, además, “a la sequía, a la mala cosecha de soja, precios del ganado que no son los mejores”. Esto “genera un combo de pérdida de competitividad”.

Estamos preocupados por el atraso cambiario, y tomamos las medidas a nuestro alcance”, sostuvo Lacalle Pou, y agregó que “ojalá que suba el dólar, que esté más cerca de 40 pesos”. Sus dichos son similares a los que tuvo a principios de junio, cuando señaló que el gobierno intentaría apreciar la divisa a 39 o 40 pesos. En ese entonces, la cotización era de 38,743 pesos, mientras que hoy apenas se sitúa sobre los 38 pesos —y luego de una excepcional suba en los últimos días que logró situar la moneda por encima de la franja de los 37 pesos, donde estuvo por 23 días consecutivos.

Más allá de la preocupación expresada al respecto, el presidente reconoció que el gobierno no tiene muchas herramientas para revertir el atraso cambiario. “Una, es lo que han hecho las empresas públicas en la compra de monedas y lo otro, el Banco Central bajando la tasa de interés”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar