Reglamentaron la libreta para el trabajador rural

Campo

La Libreta del Trabajador Rural fue presentada oficialmente ayer por el presidente Fernando de la Rúa, que firmó el decreto de reglamentación de la Ley 25.191.

La libreta será un documento personal e intransferible que refleja la historia laboral de cada trabajador, constituyendo un elemento de prueba para la protección que brinda el sistema de seguridad social.

Mediante la reglamentación de la norma, se crean tres institutos previstos en la ley, que fue sancionada a fines de 1999: el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores (Renatre), la Libreta del Trabajador Rural y el Sistema Integral de Prestaciones por Desempleo.

El documento, que portarán los trabajadores rurales, será emitido por el Renatre, un organismo autárquico de derecho público, no estatal, integrado por representantes de cámaras empresariales y del sindicato que agrupa a los trabajadores (UATRE), con la fiscalización del Estado a través del Ministerio de Trabajo.

Funciones

El Renatre centralizará y procesará toda la información necesaria para facilitar la contratación de los trabajadores agrarios. El organismo administrará también el Sistema Nacional de Seguro de Desempleo, permitiendo a los trabajadores del sector, permanentes o temporarios, acceder a los beneficios de una cobertura por desempleo de la cual estaban excluidos hasta la sanción del decreto reglamentario. El Renatre confeccionará, además, estadísticas de empleo; supervisará la Bolsa de Trabajo; controlará el cumplimiento de las disposiciones legales y brindará las prestaciones por desempleo a los trabajadores rurales. El registro de los trabajadores se financiará, entre otros, con la contribución mensual obligatoria a cargo del empleador de 1,5% del total de la remuneración abonada a cada trabajador, la que reemplaza a la destinada al Fondo Nacional de Desempleo.

La Ley 25.191, publicada el 30 de noviembre de 1999, instauró la obligatoriedad del uso de la Libreta del Trabajador Rural, en todo el país para todos los trabajadores que se desempeñen en la actividad rural y afines, cualquiera sea su condición: permanente, transitoria o temporaria.

La libreta instrumentada se considerará
medio de prueba para acreditar la inscripción en el sistema jubilatorio, los aportes y contribuciones efectuados y los años trabajados. Además, certificará servicios, remuneraciones, inicio y cese laboral. Su función será también constatar importes pagados por los empleadores con calidad de recibo y probar la afiliación sindical.

«El campo ha sido siempre la base de la riqueza nacional y ahora se pone nuevamente adelante en una causa fundamental para todos que es hacer que el empleo y el trabajo sea en blanco para que el trabajador pueda gozar de todos los derechos que le brinda la ley y tenga la asistencia social, la seguridad y previsión que le corresponde», subrayó ayer el presidente De la Rúa.

Según el Presidente, el hecho de que más de medio millón de trabajadores no esté registrado «es más que elocuente, ya que son muchas personas que estaban fuera de la protección legal». «Hoy estamos supliendo una demora en dictar las normas reglamentarias para poner en marcha la libreta de trabajo rural y dando un paso de ley fundamental en la implementación del régimen nacional del trabajador agrario», señaló De la Rúa.

El mandatario destacó que lo importante de estas normas es que «se han elaborado por consenso y con un amplio sentido de participación de todos los sectores involucrados, los que les da más consistencia y perdurabilidad».

Por su parte, la ministra de Trabajo,
Patricia Bullrich, expresó que, de esta forma, se soluciona un problema que llevaba más de siete años de postergaciones y que «será un instrumento fenomenal» para pasar de la ilegalidad laboral a un empleo seguro y con perspectivas.

Dejá tu comentario