Gaudio-Coria-Cañas, tres históricos de La Legión que vuelven a la Davis

Deportes

Fueron tres de los mejores jugadores argentinos de los últimos años y protagonizaron algunos de los eventos más importantes del deporte nacional. Gastón Gaudio y Guillermo Coria protagonizaron la memorable final de Roland Garros 2004 que ganó el "Gato". Guillermo Cañas obtuvo el Masters de Toronto 2002, venció dos veces consecutivas a Roger Federer y logró el ascenso al Grupo Mundial de la Davis en 2001. Hoy los senderos los reunió en un mismo puesto: la capitanía del equipo argentino.

Atrás quedaron años de conflictos, ya sean personales, grupales o de cualquier índole. Los tres poseen una basta experiencia en el tenis y fueron elegidos para reemplazar a Daniel Orsanic tras su sorpresiva y poco clara salida. El pasado, pisado. Ahora los tres sonríen en el polvo de ladrillo montado especialmente en el Aldo Cantoni de San Juan.

Gaudio siguió ligado a este deporte de diversas formas, como marca propia, con los medios o coach, como cuando trabajó con Facundo Argüello. Coria rápidamente comenzó a trabajar en su club y se hizo cargo del programa "Nuestro tenis", una unión de la Secretaría de Deportes de la Nación y la AAT. Cañas posee una academia en Miami y viajó especialmente para esta semana.

Será el "Gato" quien se siente en la silla, pero los tres dejaron bien en claro, una y otra vez, que el trabajo es conjunto, repartido y unificado. Aunque el dueño de un revés a una mano exquisito entre en la cancha, la tríada de capitanes tendrá un rol activo.

Esta experiencia será nueva para Argentina, pero no en el mundo. España ya lo hizo en el año 2000 y fue campeón. Cuatro capitanes rotaron en cada serie. La pregunta del millón: ¿qué podrán hacer los dos Guillermos fuera del court?

"Nos enteramos ahora que no podemos ni hablar con la persona adentro. Es algo que no sabíamos, yo tampoco, porque el capitán habla con los de atrás. Ni eso podemos. Deberemos tener un buen palco atrás", le respondió Cañas a ámbito.com.

No obstante, "Willy" rápidamente insistió en que aunque uno solo entre, la capitanía es una tarea de tres: "Nosotros hablamos y preparamos entre todos el partido antes de entrar. Afuera estaremos ayudando con lo que vemos y analizamos, como haría cualquier entrenador".

Coria fue, quizás, el más activo de los tres, focalizándose mucho en los juveniles Román Burruchaga, Bautista Torres y Santiago de la Fuente. Siempre se mostró contento de su rol, sonriendo, y lo remarcó varias veces: recuperó las sensaciones de su época de jugar. Pero ahora, el rol es otro.

"Venimos trabajando el partido en estos días previos. Estamos todos alineados en el mismo pensamiento, vemos el tenis de la misma manera el tenis. Aunque Gastón esté sentado ahí, el mensaje que le llegue a los jugadores fue hablado en estos días entre nosotros y con sus entrenadores. Mientras más cabezas y ojos hay, mejor para el jugador. Están muy contento los chicos y se adaptaron muy bien", completó el exnúmero 3 del ranking.

Durante la semana, Guido Pella reconoció que era "raro" preparar una serie y que no esté Orsanic, a quien le expresó su afecto. Sin embargo, tanto él como sus compañeros destacaron la posibilidad de trabajar con históricos tenistas argentinos, ya sea como capitanes como al mando de la asociación

"Es una experiencia nueva y muy buena para todos. Tener esta calidad de exjugadores, que jugaron muchísimos años en el máximo nivel nos aporta cosas que otros entrenadores o capitán no pueden. Lo estamos aprovechando día a día", contó el bahiense.

Para Diego Schwartzman, número 1 del equipo nacional, todo se trata del aprendizaje y las experiencias. "Tratamos de aprender, de escucharlos muchos. Son jugadores que estuvieron en lo más alto del tenis mundial. Es muy importante tenerlos cerca y que ellos tengan la predisposición que tienen que en cada entrenamiento traten de aportarnos algo que no sólo nos va a servir para esta serie sino para nuestras carreras", comentó.

Los tres capitanes, junto a Gustavo Marcaccio como asistente técnico, asumieron para salvar el momento y reemplazar a Orsanic. Los cuatro trabajarán ad honorem. Pero una vez finalice la serie con Colombia, empezará a correr el tiempo para elegir quién conducirá al equipo argentino en la versión de la Copa Davis. Los tres son candidatos, pero ninguno lo piensa ahora.

"Estamos pensando mucho en esta serie y queremos darle el foco que necesita. Luego veremos lo que pasa", cerró Cañas. Saben que es momento de apuntar los cañones al duelo con Colombia. Hasta hace poco, estaban en el mismo lugar que sus dirigidos.

Dejá tu comentario