Bob Hoskins anunció que deja la actuación

Edición Impresa

Londres - Bob Hoskins, de 69 años, abandonará la actuación porque padece la enfermedad de Parkinson, según le diagnosticaron los médicos el pasado otoño, anunció ayer su agente en un comunicado. «Bob» -dice la nota- «está deseando retirarse con su familia y agradecerá enormemente que se respete su intimidad en estos momentos». Su agente añadió que el actor «desea dar las gracias a toda la gente genial y magnífica con la que ha trabajado, así como a todos sus fans que lo han seguido durante una carrera maravillosa», durante la que ha participado en más de 70 películas.

El actor se destacó por sus papeles de gángster en películas como «Viernes sangriento» (1980) o «Mona Lisa» (1986), film este último que le valió una candidatura como mejor actor para el Oscar. También protagonizó comedias o aventuras, como «¿Quién engañó a Roger Rabitt?» (1998), «Super Mario Bros.» (1993) o «Hook» (1991), versión de Peter Pan según Steven Spielberg. También actuó en «Cotton Club» de Francis Coppola, «El cónsul honorario», junto a Michael Caine, «Mi madre es una sirena» de Richard Benjamin y «Nixon» de Oliver Stone, en donde interpretó al jefe del FBI J. Edgar Hoover. En su última aparición en el cine, Hoskins interpretó a Muir, uno de los siete enanos en la película «Blancanieves y la leyenda del cazador» (2011), protagonizada por Kristen Stewart y Charlize Theron.

Nacido el 26 de octubre de 1942 en Bury St. Edmunds, Inglaterra, el actor se trasladó con su familia cuando tenía dos años a Londres, donde comenzó su carrera a fines de la década del sesenta. De los papeles televisivos, Hoskins dio el salto definitivo al cine en los setenta, aunque el reconocimiento internacional le llegó con «Viernes sangriento» y «Mona Lisa». Dirigida por el irlandés Neil Jordan, Hoskins interpretaba a un pequeño delincuente y fue premiado como mejor actor con un Globo de Oro, un Bafta (premio de la academia británica) y en el Festival de Cannes.

Hoskins se une a la lista de famosos de que padecen Parkinson, junto al ex boxeador Mohamed Ali o el actor Michael J. Fox quien, no obstante, tardó siete años en darlo a conocer. Desde entonces, el protagonista de la trilogía «Volver al futuro» trabaja en la fundación que lleva su nombre para luchar contra la enfermedad.

Dejá tu comentario