El Merval cayó 6,3% y sumó su sexta caída

Edición Impresa

En medio de una de las peores jornadas financieras de los últimos tiempos en los mercados internacionales, y ante una fuerte aversión al riesgo tras el derrumbe de las acciones chinas y el petróleo, el Merval sufrió ayer la mayor caída en lo que va del año, al hundirse un 6,3% y caer por debajo de los 10.000 puntos. Con esto, el índice bursátil acumuló su sexta baja consecutiva y acumuló una merma del 15,8%.

Con la Bolsa de Shanghái el 8,5% abajo, las Bolsas de Europa sufriendo mermas superiores al 7%, y un estrepitoso inicio de Wall Street (llegó a caer un 6,6% en los primeros cinco minutos de operaciones), los inversores se zambulleron desde el inicio a una ola de ventas. Otra fuerte caída del petróleo potenció la tendencia. El WTI perforó la barrera de los u$s 40, tras perder 5,5%, y explicó que la tendencia declinante en el mercado local fuera liderada por los papeles del sector petrolero. Así, las acciones de Petrobras se desmoronaron un 7,9%; las de Comercial del Plata, un 7,3%; las de YPF, un 7,1%; y las de Tenaris, un 7%. Detrás, se ubicaron los activos del segmento financiero. Los papeles de Banco Macro se desplomaron un 6,8%; los de Banco Francés, un 6,8%; y los del Grupo Financiero Galicia, un 4,8%.

La drástica contracción de la actividad industrial china durante agosto -conocida el viernes pasado- reavivó los temores por la salud de economía del gigante asiático y sus consecuentes implicancias en el PBI mundial, aunque a su vez las cifras publicadas generaron cierta desconfianza sobre su autenticidad.

"China es una caja negra que siempre siembra dudas sobre la veracidad de las estadísticas, por lo cual no se tiene certeza de cuán grande es su desaceleración", explicó a Ámbito Financiero Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment. Desde la sociedad de Bolsa Rava afirmaron que "si los indicadores que se informan son ciertos, entonces las cosas no están tan mal como para que el mundo "colapse". Pero si existe una tergiversación de la realidad, entonces puede pasar a mayores".

Por su parte, el Discount ley argentina cayó un 2%; el Bonar 2024, un 1,4%; mientras que el Bonar 2017, un 1%. En cambio, el Boden 2015 subió un 0,8%, debido a la cercanía de su vencimiento. En tanto, el riesgo país se disparó de los 593 a los 621 puntos básicos.

El clima de pesimismo e incertidumbre proveniente de la coyuntura financiera internacional tuvo su impacto en el mercado cambiario paralelo, a donde los inversores acuden en busca de refugio. En ese contexto, el dólar "blue" inició otra semana con fuerte alza y saltó a $ 15,84, unos 29 centavos más que el cierre del viernes pasado. El billete informal tocó así un nuevo máximo en el año y quedó muy cerca de su mayor valor histórico alcanzado en septiembre de 2014 ($ 15,95). Mientras, la brecha cambiaria superó el 70% (se ubicó en el 70,7%, más de 30 puntos porcentuales en relación con principios de junio pasado).

Dejá tu comentario