Festival de cine infanto-juvenil

Edición Impresa

Con una presentación de trabajo de «Metegol» a cargo del propio Juan José Campanella, empezó ayer el 11° Festival Internacional de Cine para la Infancia y la Juventud, que cerrará el miércoles 5 de septiembre en la sala de la Biblioteca del Congreso con un homenaje a Joaquín Lavado, alias Quino. El festival tiene para él un premio llamado Amigo de los Niños.

La sala mayor del festival es el Gaumont. Allí compiten el corto argentino «Foul de riesgo» y largometrajes como «Habanastation», de Ian Padrón, sobre las diferencias de clase en Cuba según la advierten dos escolares, «Yoko», de Franziska Buch (la amistad de una niña alemana con un yeti), y los dibujos «Filmfárum: la tercera es la mejor», de Kristina Dufkova y otros autores checos, «El príncipe y el lobo», de Vladimir Toropchin, y «La revolución de Juan Escopeta», del mexicano Jorge Estrada.

Se anuncia también un homenaje a la Hornschule, de Zurich, uno de cuyos miembros, el especialista Jesús Pérez, brindará diversos talleres de cine de animación. En secciones informativas, «La familia de la espina», videoclip de una comunidad toba del Gran Buenos Aires, «Dr. Watson», de un taller conducido por Germán Chiodi en el Clubjoventv (nombre que nuclea a los chicos de talleres municipales de video) con música a cargo de orquestas infanto-juveniles porteñas, etcétera. Y para especialistas, un coloquio internacional de animadores coordinado por el maestro Oscar Desplats, con el productor checo Martin Vandas, los directores Janno Poldma, Luiza Lins, Martina Santero (realizadora de videojuegos) y otros artistas actuales.

P.S.

Dejá tu comentario