Intervino fuerte ANSES para frenar alza de dólar paralelo

Edición Impresa

Una jornada muy particular se vivió en el mercado local. Mientras la mayoría de las acciones (salvo las de servicios públicos) y los bonos se desplomaban, afuera se registraban subas de hasta un 5%. Semejante distorsión tuvo una explicación: una agresiva intervención de la ANSES para salir a bajar la paridad del dólar que surge del «contado con liquidación».

Por eso, hubo agresivas ventas por parte del organismo de los bonos en dólares que operan en pesos en el mercado local. Las dos series en las que más se notó esta postura fueron los Boden y los Bonar, con pérdidas que promediaron el 4%. Los montos operados en estos títulos fueron altísimos, totalizando unos $ 270 millones sólo en estas dos series. El organismo previsional salió desde temprano y se mantuvo todo el día con fuerte actividad. El mensaje para el mercado fue muy claro: el Gobierno no sólo mantendrá el dólar oficial controlado y con escasa variación, sino que además impedirá saltos bruscos en el mercado paralelo.

La intervención del organismo que conduce Diego Bossio consiguió el objetivo. El dólar que surge de la cotización de los activos argentinos afuera en comparación con su precio en pesos a nivel local cayó hasta $ 4,75. Había tocado el nivel de $ 5,25 el lunes cuando comenzaron los nuevos controles cambiarios de la AFIP. Pero el martes el Gobierno ya había impulsado una caída de la paridad hasta $ 5,05 que no sólo continuó ayer sino que se acentuó.

No obstante, el precio del billete en el mercado informal (lo que se conoce como «blue») finalizó en alza hasta niveles cercanos a $ 4,67. Pero el objetivo del Gobierno es que no se escape mucho más allá de estos niveles. Incluso la expectativa es que con el correr de los días y algo más de tranquilidad en el mercado retroceda hasta valores parecidos a los que tenía hasta la semana pasada. La brecha entre el dólar oficial y el paralelo que se mantenía en niveles cercanos al 4,5% o al 5% ahora a casi un 10%. La preocupación ahora es que esa brecha no se expanda mucho más, ya que provocaría todavía más presión a la fuga de capitales e incertidumbre, en un contexto ya muy complicado.

Como consecuencia de este reacomodamiento de precios, las acciones en moneda local también se derrumbaron, siguiendo lo que sucedía con el mercado de bonos. Por eso, las acciones presentan caídas muy fuertes, superiores en algunos casos al 5%, lo que provocó que el índice Merval también cayera un 2,6%. Pero en Wall Street la situación era la opuesta. Los papeles argentinos que cotizan vía ADR tuvieron mejoras de hasta un 8%, aunque la mayoría trepó entre un 4% y un 5%. Claro que el dólar implícito que surge de comprar un papel afuera en dólares con el mismo en pesos en el mercado local tuvo un ajuste significativo.

Resulta difícil, por otra parte, manejarse en un mercado de estas características. Sucede que aún con una postura optimista, y apostando a bonos o acciones, aparece la ANSES para derrumbar las paridades, apuntando obviamente a evitar que se descontrole el tipo de cambio.

Dejá tu comentario