La UIF mandó al fiscal pesquisa Schoklender

Edición Impresa

El escándalo por la renuncia de Sergio Schoklender a la Asociación Madres de Plaza de Mayo entró ayer en el sendero judicial. La Unidad de Información Financiera (UIF) elevó a la Justicia una investigación por presunto lavado de dinero que había arrancado un año atrás a instancias de una denuncia presentada por una diputada de la Coalición Cívica. En paralelo, el Gobierno bonaerense dio a conocer ayer, a través de su Boletín Oficial, el resultado de una asamblea de la empresa constructora Meldorek en la que Schoklender figura como «director titular», en contra de la versión que había dado el propio exapoderado acerca de que sólo mantenía una «relación de dependencia» con la firma.

La UIF, que conduce José Sbatella, elevó una investigación a la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo, a cargo de Raúl Pleé. Sbatella justificó la demora de un año en tomar esa decisión en que antes de darle intervención a la Fiscalía la UIF «debe realizar distintos pasos necesarios para formar su opinión».

A través de un comunicado, la unidad financiera explica que el fiscal Pleé tendrá un plazo de 60 días para analizar los elementos aportados, evaluar la consistencia de la investigación y resolver si promueve una denuncia penal ante el Poder Judicial. «Con base en la intervención administrativa de la Unidad, el fiscal especializado evalúa si es viable promover la acción penal y, si se inicia una causa ya en el ámbito judicial, los magistrados pueden solicitar la colaboración de la UIF para avanzar en el proceso», añade el organismo.

Al mismo tiempo, el Boletín Oficial bonaerense expuso el resultado de una asamblea de Meldorek en la que Schoklender figura como director titular. El exapoderado había dicho que su vínculo con esa firma constructora sólo era a través de la entrega de facturas por tareas puntuales. Se trata de la compañía que realizó obras para la fundación Sueños Compartidos, de Madres de Plaza de Mayo.

En tanto, el ministro de Planificación, Julio De Vido, uno de los primeros defensores de Hebe de Bonafini en el escándalo, dio a conocer a través de un comunicado que pondrá a disposición de la Justicia la documentación existente sobre las obras de Sueños Compartidos.

Dejá tu comentario