3 de septiembre 2015 - 00:00

“Magic Mike XXL”: lejos del strip tease original

Hasta Channing Tatum ofrece una actuación muy poco animada como el Magic Mike de esta secuela innecesaria y con una trama forzada sin puntos de comparación con la del original.
Hasta Channing Tatum ofrece una actuación muy poco animada como el Magic Mike de esta secuela innecesaria y con una trama forzada sin puntos de comparación con la del original.
"Magic Mike XXL" (EE.UU., 2015). Dir.: G. Jacobs. Int.: C. Tatum, M. Bomer, J. Manganiello, K. Nash.

Lo original del "Magic Mike" de Steven Soderbergh no era tanto el tema de explorar el submundo de los clubes de strippers masculinos, sino el hecho de tomar ese tema para hacer una comedia existencialista sobre cómo un tipo común logra perder todo temor al ridículo y descubrir un lado desconocido de su personalidad en el escenario de un club nocturno sólo para público femenino.

La película tuvo éxito suficiente para generar esta secuela innecesaria ya desde su trama forzada, que muestra a Channing Tatum decepcionado de su vida normal fabricando muebles convocado con un mínimo engaño para participar con la troupe del film anterior de una convención de strippers en Florida. Sólo que en la troupe faltan varios actores esenciales del elenco original, empezando por su líder Matthew McConaughey, que evidentemente no quiso participar de esta fallida segunda parte.

"Magic Mike XXL" es una road movie sobre el viaje de los strippers resucitados a esa convención, un viaje donde realmente casi no pasa nada, salvo chistes fuera de lugar, que parecen salidos de una comedia picaresca adolescente, o patéticos momentos emotivos en los que el protagonista siempre cae en algún lado justo en el momento en que hay señoras festejando su flamante divorcio o desencantadas con su vida conyugal listas para ayudar a los bailarines a llegar a su destino.

Hasta la música, básicamente hip hop, es muy floja en relación con la del film original, y claramente la dirección de Gregory Jacobs, habitual asistente de dirección de Soderbergh (y director de "Criminal", la remake hollywoodense del film argentino "Nueve reinas"), no está al nivel de la situación, empezando por la ausencia de ritmo narrativo que provoca que durante casi una hora y media de proyección, antes de que los personajes terminen su viaje, pasen muy pocas cosas interesantes.

Recién cuando empieza la dichosa convención los strippers pueden ponerse realmente en acción, pero para entonces ya es demasiado tarde. El aburrimiento parece haber contagiado incluso al propio Tatum, que ofrece una actuación realmente muy poco animada teniendo en cuenta que supuestamente es el legendario stripper Magic Mike.

D.C.

Dejá tu comentario