1 de diciembre 2011 - 00:00

Show business

Daniel Craig
Daniel Craig
Tumba de Wilde a prueba de besos

El escritor Oscar Wilde, quien descansa desde su muerte en 1900 en el cementerio de Pere Lachaise, en Paris, tiene una nueva tumba pues su familia, con la ayuda del gobierno irlandés, renovó el espacio debido a un curioso fenómeno que comenzó en 1999: la anterior estaba totalmente cubierta de besos. Pintarse los labios y fijarlos en la piedra era ya una tradición. Jacob Epstein, un escultor modernista, creó en 1912 una tumba con un ángel volando para Wilde, que sobrevivió casi perfecta hasta 1985, a excepción de los genitales del mismo. A partir de ese momento las pintadas y graffiti comenzaron a proliferar, y en 1999, comenzó el fenómeno extraño de los besos. Para evitarlo, la tumba se ha cubierto con un cristal de dos metros, inaugurada por su nieto, quien dijo a «The Telegraph»: «Quizá algún día, cuando se pase la moda de besar a Oscar Wilde, puedan quitar la protección de cristal».

Madre disconforme

La madre de Michael Jackson consideró ayer que la condena de cuatro años al médico de su hijo, Conrad Murray, es «insuficiente». «Cuatro años no me devolverán a mi hijo», sostuvo Katherine Jackson, luego de conocer la esperada sentencia para el doctor, culpable del cargo de homicidio involuntario por la muerte del Rey del Pop. La madre de Jackson, presente en el juicio el martes, expresó que si bien el juez había sido justo, ella desearía que el doctor Murray pasara mucho más tiempo entre rejas. Murray fue condenado por homicidio involuntario, o negligencia grave, en el trato que dio a Jackson, después de que un testigo indicara que no se debía suministrar propofol en una casa y que, de hacerse, debería ser con los equipos adecuados para controlar las constantes vitales a mano, algo que no ocurrió. Murray había accedido a cuidar de la salud de Jackson con vistas a la reaparición del cantante en una serie de conciertos en Londres y había negociado un salario de 150 mil dólares al mes. El juez Michael Pastor calificó la actuación de Murray de «locura de dinero a cambio de medicinas».

Mosca blanca en el showbiz

Daniel Craig, el protagonista de las películas del agente 007, defendió el derecho a no dar detalles de su boda con Rachel Weisz, y criticó a quienes brindan datos de su vida y después se quejan de que se viola su intimidad. Así lo señaló el actor en una entrevista con la revista GQ, en la que también afirmó que prefirió que nadie supiera que iba a casarse con la actriz porque, si dejaba que se filtraran detalles, perdería su intimidad. El actor, que está filmando la película número 23 de James Bond, indicó que seguirá manteniendo en secreto los detalles de su boda: «Lo conseguimos. Nos casamos en privado. Y por eso, estoy muy agradecido a mucha gente». Y concluye: «Mira, estoy enamorado. Soy muy feliz. Eso es todo». Según los medios británicos, la pareja se casó en junio, y a la boda sólo asistieron la hija adolescente de Craig, Ella, y el hijo de Weisz, Henry, de cinco años, además de dos amigos de la familia.

Dejá tu comentario