Un ciclón de espuma

Edición Impresa

San Lorenzo perdió ante Quilmes y no sólo cosechó su derrota consecutiva sino que además se alejó de los puestos de vanguardia.

Un penal convertido por Rescaldani, a los 16 minutos, fue la única diferencia en el primer tiempo para los dirigidos por Alfredo Grelak, que no concentraron para este encuentro a raíz de la deuda económica que mantiene con ellos la institución "cervecera".

Pero en el complemento, después que el "Ciclón" pudo haberlo empatado de entrada, un par de cabezazos de Orihuela y otra vez Rescaldani, le dieron marco de goleada a la victoria de Quilmes.

Con la victoria, el "Cervecero" salió del fondo de la tabla de posiciones de la Zona 1 y también engrosó su promedio para alejar los fantasmas que habían aparecido.

De su lado, San Lorenzo sigue inmerso en una crisis futbolística y acumuló su octavo partido consecutivo sin conocer la victoria, entre la Liga y la Copa Libertadores.

Fue, quizás, la peor versión del San Lorenzo de Pablo Guede en esta temporada, porque estuvo inconexo en el mediocampo y casi no generó peligro sobre el arco de Walter Benítez. Si bien tuvo preponderancia en ataque por las bandas, también lo sufrió, porque tanto Buffarini como Mas siempre quedaron en inferioridad y por allí aprovechó Quilmes para lastimar.

El equipo dirigido por Pablo Guede ahora tendrá dos semanas para trabajar, sin Liga ni Libertadores, en arreglar los errores y tratar de clasificar a los octavos de la Copa, sin perder el tren en el torneo de Primera División.

Dejá tu comentario