Con una Palma a Bellocchio cierra Cannes

Espectáculos

El cineasta italiano presentó "Marx puede esperar", sobre el suicidio de su hermano

El italiano Marco Bellocchio, que mañana recibirá la Palma de Oro a la carrera durante la noche de clausura de la 74° edición del Festival de Cannes, presentó anoche el documental “Marx puede esperar” y dictó una clase magistral. “El estreno me hace sentir no digo ansioso, pero sí más joven. Una película tan pequeña que nació para que tengamos un gran protagonismo”, dijo en diálogo con la prensa. “La Palma de Oro de Honor, en cambio, me hace feliz, pero no lo considero un premio de compensación, porque siempre tuve aquí grandes satisfacciones, incluida la doble Palma de Oro para los intérpretes de “Salto nel Vuoto” (Salta al vacío), Michel Piccoli y Anouk Aimee”, agregó.

Bellocchio dijo que su documental es “una última oportunidad para hacer las paces con algo que había sido censurado, oculto a todos nosotros, mi familia y yo”, dijo acerca del suicidio de su hermano gemelo, Camillo, en 1968, a los 26 años. El título de la película es una frase dicha por su hermano a Marco, ya cineasta en ascenso. Ante su pedido de ayuda para encontrar un trabajo, el director respondió “puedes redimir tu infelicidad entrando en la lucha revolucionaria”. “Dije esa tontería porque eran los años de mi militancia en la Unión Comunista Italiana. Y Camillo respondió sonriendo: ‘Marx puede esperar’”, recordó. “Y tenía razón; yo, como todos los demás en mi familia no entendimos nada de este drama hasta el gesto extremo, que fue durante tantos años ocultado para proteger a mi madre, estrictamente católica”.

Cannes también proyectará hoy, de manera sorpresiva, un nuevo documental que relata las protestas de Hong Kong de 2019, “Revolution of Our Times”, del cineasta nativo de Hong Kong Kiwi Chow. Él siguió la historia de varios manifestantes y documentó los enfrentamientos con la policía. China introdujo hace un año una ley de seguridad nacional para reprimir lo que considera subversión, secesionismo, terrorismo y connivencia con fuerzas extranjeras, y cines, universidades y galerías de arte han cancelado las proyecciones o exposiciones de obras relacionadas con las protestas. El gobierno de Hong Kong ha promulgado recientemente nuevas directrices que permiten a las autoridades censurar películas para salvaguardar la seguridad nacional.

“Estrenar en el festival de Cannes es una buena oportunidad para que el mundo sepa que todavía hay gente que persiste en Hong Kong”, dijo Chow a la prensa. “Espero que puedan entender lo que ocurrió en 2019 y aportar algo de inspiración al mundo”. Chow sostuvo que trabajó libremente en el documental. “Hago lo posible por ignorar si el documental cruzará la línea roja”, dijo. Los organizadores de Cannes declararon que habían mantenido la proyección en secreto, en parte porque la película no estuvo totalmente terminada hasta el último minuto, pero que habían estado interesados desde que vieron los primeros extractos. “Estamos orgullosos de presentar esta película, a través de la cual el cine puede iluminar un momento importante de la actualidad mundial”, dijo el delegado general de Cannes, Thierry Frémaux, en un comunicado. Cannes suele apoyar a cineastas que sufren persecución política en sus países de origen, como el iraní Jafar Panahi y el ruso Kirill Serebrennikov, ambos bajo arresto domiciliario y sin poder asistir al festival cuando se proyectaron sus películas. Pero el movimiento de protesta de Hong Kong había encontrado pocos aliados en los últimos dos años.

Dejá tu comentario