Idea ingeniosa que entretiene

Espectáculos

«Dicen por ahí» (Rumor is it..., EE.UU., 2005, habl. en inglés). Dir.: R. Reiner. Guión: T.M. Griffin; Int.: J. Aniston, K. Costner, S. MacLaine, M. Ruffalo, M. Savari, R. Jenkins, M. Vogel.

No es mala idea la de esta película, que es entretenida, aunque bien se puede esperar para verla en video. Se trata de algo curioso: una comedia romántica donde la chica, entre lanzarse en brazos de un millonario seductor y casarse con su peor es nada, es capaz de elegir...lo que más le conviene. O no, eso depende.

Pero lo más curioso, la idea que no es mala y constituye el nudo principal de la trama, es que la chica (bueno, en realidad ya no es tan chica) descubre algo realmente impensado. Mejor dicho, se lo tiene que descubrir su abuela Y es que la digna familia que ella tan dignamente integra fue el modelo que tomó Charles Webb para escribir su novela «El graduado», luego llevada al teatro por Calder Willingham, y al cine por Mike Nichols. O sea que su abuela anduvo enredada con el mismo tipejo con que anduvo su madre, y encima parece que en el barrio ya cualquiera lo sabe. Peor todavía: considerando las fechas de estos magnos acontecimientos, cabe sospechar que ella no es hija de su padre, sino del amante de su madre y de su abuela, y de ella misma, a poco que se descuide y se meta a entrar en mayores averiguaciones con el cuerpo del delito.

La verdad, el susodicho cuerpo está medio en decadencia, pero para el caso es lo mismo. ¡El mismo hombre puede conocer bíblicamente a tres generaciones de mujeres de una misma familia! ¡Y no habría que dejar de lado a la hermanita menor! La cosa viene con sus debidas referencias cinematográficas, variados temas musicales (incluyendo lindos títulos de
Glenn Miller, Morricone, Rodgers & Hammerstein, Harry James & Duke Ellington, y, por supuesto,.. Paul Simon, pero no como uno espera), y, por supuesto, dos buenas comediantes.

Una es
Jennifer Aniston, que sigue haciendo las mismas caritas de siempre, pero no importa. La otra es Shirley MacLaine, cuyo repertorio de caritas es mucho mayor y más hábilmente exhibido Entre ambas compensan la relativa gracia del libretista Ted Griffin, y del galán del Pamilight Kevin Costner. En suma, es como para ver en familia.

Dejá tu comentario