"La mujer rota"

Espectáculos

«La mujer rota» (Argentina, 2004, habl. en español). Guión y dir.: S. Faena. Int.: D. Fonzi, P. Rago, J. De Benedictis, P. Condito, I. Achával, M. Marull, S. Baldini, R. Agüero.

El título de este film remite a un libro de cuentos de Simone de Beauvoir, muy de moda a fines de los '60. Toda mujer que se consideraba intelectual y/o avanzada ( entonces se imponía el término «superada») lo tenía a la vista de sus congéneres, y discutía sus textos, a saber, «La edad de la discreción», sobre una esposa y madre a las puertas de la vejez, «Monólogo», autobalance de una mujer que no parece demasiado balanceada, y, el más importante, llamado igual que el libro, «La mujer rota».

Este último describe a una mujer enfrentada al adulterio de su marido. La película que ahora vemos, y que toma el mismo título, describe el dolor ante otra especie de adulterio: el que siente que comete contra ella un amante casado, que vive con su esposa. En plena noche, la mujer llega a la casa del matrimonio: «Quería entrar a la casa de Juan. Quería ver cómo mi vida tenía que ser y no estaba siendo». Armada en base a un relato en off de la propia víctima, una valiosa composición de Dolores Fonzi, una puesta declaradamente preciosista, y ocasionales repeticiones de escenas (cada una de las cuales amplía la información sobre la anterior), la historia se transforma entonces en un estilizado ensayo sobre la obsesión del amor no correspondido, y una buena descripción del carácter inmaduro de algunas muñequitas como ésta, que construye la imagen de un hombre para que él la conduzca, quizá como ella antes haya esperado ser conducida por su padre. Pero el hombre la desprecia civilizadamente, el amigo que la soporta deja de ser tan civilizado, y el padre real le cuelga el teléfono. Tienen razón, la verdad que es una cargosa.

A resaltar, nuevamente, el trabajo de Dolores Fonzi, en un personaje como los que supo hacer Romy Schneider más o menos para la misma época del libro (y con similares peinado y entrecejo). También, la inesperada música de orquesta y coro que se luce en varias partes, y la exquisita fotografía de Paola Rizzi, con cámara del propio Faena (y acaso también el gusto de uno de los productores ejecutivos, el fotógrafo de vanidades Mario Testino).

Amante arrepentido, Pablo Rago. Cavalier servant, Juan De Benedictis. Duración, 68 minutos, más cinco de créditos, con tipografía estilo comienzo de los '70.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora