"Mi mejor enemigo"

Espectáculos

«Mi mejor enemigo» (Chile-Argentina-España, 2004, habl. en español). Dir.: A. Bowen. Guión: J. Roajas, P. Del Fierro. Int.: E. Pantoja, N. Saavedra, F. Braun, M. Dedovich, J. Román.

Sorprende agradablemente esta pequeña comedia dramática chileno-argentina. La historia es simple: en 1978, justo cuando parece inminente la guerra entre ambos países, una patrulla de Chile se pierde, no sabe si está de su lado o del nuestro, pero sí que delante suyo hay una patrulla argentina. Y ambas entran en contacto, sin saber si de un momento a otro no deberán entrar también en combate.

Así, cara a cara, desconfiándose mutuamente, con los prejuicios comunes listos para asomar en un insulto o una orden, pero también aguantándose parejamente el viento, el aburrimiento, y la expectación, ambos grupos tendrán que pasar más de un día. Quizá puede haber un picadito de fútbol, un intercambio de remedios o consejos, y hasta un amago de baile, pero también alguna grave desinteligencia, no sólo entre los posibles enemigos, sino entre los soldados de un mismo lado.

Quien hizo el servicio militar recordará lo que eran esas internas no sólo entre tipos de ciudad y campesinos, sino especialmente entre muchachos que sólo querían salir cuanto antes y soldaditos imbuidos de un concepto belicoso del deber y la patria.

Lo singular, y enteramente creíble, es que acá sus respectivos superiores asumen una actitud pacificadora.
«Cuide a su gente. Vuelva sin novedad», ha ordenado el teniente chileno, y el sargento comprende el ruego implícito que hay en esa orden. Y se topa, por suerte, con un militar argentino más viejo, aplomado, y canchero. El problema es que ellos no son los únicos que mandan, ni los únicos que tienen armas.

Buen relato, aunque podría decirse que daba para más. Y buena perspectiva, que ha de molestar a unos cuantos que ni siquiera hicieron la colimba. Muy adecuados
Erto Rojas y Jorge Román como los respectivos sargentos, y Felipe Braun y Miguel Dedovich (que parece el dibujante aventurero Hugo Pratt a los 40 años) como los oficiales. Y muy linda esa pampa ventosa fotografiada por José María Hermo (pero mejor verla en fotos, no es nada fácil filmar en esa zona).

P.S.

Dejá tu comentario