Dolor ayer en el entierro de los jóvenes en Patagones

Información General

Los restos de los tres jóvenes asesinados a balazos por un compañero de clases en una escuela de Carmen de Patagones fueron enterrados ayer en medio de desgarradoras escenas de dolor y tristeza, mientras que los cinco heridos permanecían internados, uno de ellos con pronóstico reservado.

El entierro de las víctimas de la tragedia, protagonizada por un adolescente de 15 años dentro de la escuela Islas Malvinas, se llevó a cabo minutos después de las 12.15.

Los restos de dos de ellos fueron inhumados en el cementerio municipal de la ciudad, mientras que los del restante fueron llevados a un cementerio privado.

Las ceremonias se llevaron adelante con la presencia de miles de personas que todavía no podían comprender lo que sucedió. Los restos de
Sandra Núñez, Evangelina Miranda y Federico Ponce, de entre 15 y 16 años, fueron velados en el gimnasio del Club Atenas de esta ciudad, también ante la presencia de una multitud profundamente conmovida por el sangriento suceso.

• Perdón

El padre del joven agresor, que es suboficial de la Prefectura Naval, pidió perdón a los padres de las víctimas, según indicó el intendente de Carmen de Patagones, Ricardo Curetti, quien habló con él por teléfono.

Desde poco antes del mediodía, el cementerio público de la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires se vio desbordado de personas que acompañaron con respeto y profundo dolor el sentimiento de los familiares de las víctimas.

Por la tarde, se organizó en la ciudad una marcha en memoria de las víctimas y por el restablecimiento de los cinco chicos que resultaron heridos, que contó con unas 700 personas, y luego se celebró una misa.

En tanto,
«Junior», el adolescente de 15 años que provocó la matanza en el colegio, pasó la noche en una comisaría de Bahía Blanca, aislado de otros presos y con una custodia especial permanente, aunque por la tarde fue llevado a dependencias de la Prefectura Naval para «preservarlo».

Así lo confirmó el comisario Adrián Otero, titular de la seccional primera de Bahía Blanca, quien destacó que «Junior» pasó una noche «tranquila», luego de provocar una verdadera tragedia en la Escuela Media Islas Malvinas, aunque destacó que le llama la atención que no recibió visita alguna, ni siquiera la de sus padres (ver nota aparte).

• Análisis

Por su parte, la comunidad educativa de Carmen de Patagones estudia junto con un equipo de psicólogos y expertos en orientación escolar cómo será el proceso previo al retorno de las clases en el colegio Islas Malvinas, escenario este martes de la matanza de los tres alumnos.

«No sabemos si las actividades en la escuela se retomarán mañana, el viernes o el lunes; eso dependerá de las reuniones entre técnicos del área de psicología bonaerense, cuerpo directivo y docentes, el gremio y la municipalidad»,
dijo Curetti.

La cartera educativa bonaerense envió a esa ciudad a un grupo de psicólogos que coordinará a los 11 equipos de orientación escolar que llegaron a Carmen de Patagones para asistir a la comunidad educativa.
Los expertos trabajarán sobre los traumas que pudo haber generado entre el alumnado la acción del chico que disparó dentro de un aula y mató a tres compañeros, para tratar de aliviar la carga de angustia entre los sobrevivientes antes del regreso a la actividad rutinaria.

Dejá tu comentario