Los bancos españoles BBVA y Sabadell abandonan su proyecto de fusión

Negocios

BBVA y Sabadell habían anunciado oficialmente sus negociaciones el 16 de noviembre, una operación que en la práctica implicaba una absorción del segundo por el primero.

Los bancos españoles BBVA y Sabadell anunciaron este viernes el abandono de su proyecto de fusión, una operación pensada inicialmente para ayudarlos a capear la crisis y que habría dado lugar a un gigante bancario.

En un breve comunicado al regulador bursátil español, el Sabadell reconoció haber dado por rotas las negociaciones y detalló que no hubo acuerdo sobre el precio de canje de las acciones de ambos bancos, lo que significa que BBVA no le ofrecía una cantidad aceptable.

"El Consejo de Administración de Banco Sabadell ha decidido dar por finalizadas dichas conversaciones al no haber alcanzado las partes un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones de ambas entidades", señaló el banco catalán, el quinto de mayor tamaño de España.

En su comunicado, el BBVA se limitó a decir que "las conversaciones en relación con una potencial operación de fusión con el Banco de Sabadell, S.A. han concluido sin que se haya llegado a un acuerdo".

BBVA y Sabadell habían anunciado oficialmente sus negociaciones el 16 de noviembre, una operación que en la práctica implicaba una absorción del segundo por el primero.

La posible unión se presentaba como una manera de fortalecerse ante la crisis económica derivada de la pandemia. Pero también como un intento de competir con la gran fusión en curso en el sector bancario español, entre Bankia y CaixaBank, que se espera dé lugar a la mayor entidad en términos de activos dentro del país.

El mismo 16 de noviembre, BBVA, el segundo mayor banco español, había anunciado la venta de su filial en Estados Unidos por 11.6000 millones de dólares en efectivo, lo que suponía un colchón muy considerable para financiar la eventual fusión con el Sabadell.

El sector bancario español ha vivido un formidable proceso de concentración desde la crisis financiera de 2008, por el que decenas de cajas de ahorros, hundidas por su exposición a la burbuja inmobiliaria de entonces, fueron absorbidas por bancos de mayor peso.

El panorama sigue en ebullición desde que en septiembre se anunció la fusión entre Bankia, el cuarto mayor banco español, y CaixaBank, el tercero.

El nuevo paisaje bancario debe completarse con una eventual fusión entre Liberbank y Unicaja, dos entidades de talla mediana, que llevan negociando desde octubre.

Más pequeño dentro de España, el Santander se mantendrá no obstante como la mayor entidad financiera española gracias a su fuerte presencia internacional y en particular en Latinoamérica.

Alentado por el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España, este proceso de concentración tiene por objetivo ayudar a los bancos a afrontar la nueva crisis económica derivada de la pandemia de covid-19.

España se ha visto duramente golpeada por la pandemia, y en 2020 el FMI espera la mayor caída del PIB en un país occidental, un 12,8%. Un descalabro que provoca, inevitablemente, un aumento del volumen de créditos de dudoso cobro por parte de empresas y particulares.

En otro comunicado, a la prensa, Sabadell anunció este mismo viernes que, tras rechazarse "por unanimidad" del consejo de administración la fusión con BBVA, lanzará un plan en el que prioriza el mercado doméstico, como fórmula para aumentar "la rentabilidad y la creación de valor para los accionistas".

El plan será presentado en el primer trimestre de 2021. La entidad catalana adelantó de momento que el plan incluirá la transformación de su negocio de banca minorista en España y la extensión de su programa de reducción de costes. Fuentes sindicales señalaron a principios de mes que el Sabadell quiere eliminar 1.800 empleos, es decir casi el 11% de su personal en España.

El Sabadell se plantea además la cesión de su filial británica TSB, una cuestión que "analizará con sus asesores", según dijo.

Temas

Dejá tu comentario