Despidieron ayer en Pilar al juez Bonadio

Política

Falleció ayer a la madrugada en su casa de Belgrano. Padecía una larga enfermedad. Tenía algunas de las causas más polémicas de la política local.

El juez federal Claudio Bonadio falleció ayer a la madrugada en su casa de Belgrano, según informó C5N. Su deceso se produjo-apenas 4 días después de cumplir los 64 años- a causa de una larga enfermedad que lo obligó a tomar licencia médica. Con su muerte se abre una etapa de reacomodamientos en la Justicia y, en particular, en Comodoro Py.

Bonadio estuvo a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 11 desde 1994. En ese rol intervino en causas de fuerte repercusión política y alto impacto en la opinión pública. También era uno de los magistrado federales con más denuncias e imputaciones en su contra, tanto penales como en el Consejo de la Magistratura.

Había iniciado su carrera en la política de la mano de Carlos Corach: en 1992, el entonces secretario de Legal y Téncica lo había designado como su asesor en Asuntos Legales.

Su historia siempre quedó ligada a ese mismo funcionario menemista: en reiteradas ocasiones, sus opositores recordaron que su nombre había aparecido en la “servilleta de Corach”, en la que figuraban los jueces que “jugaban a favor del Gobierno” del riojano.

Pese a que su pliego para ser juez federal en lo Criminal y Correccional de Morón fue aprobado por el Senado en 1993, Bonadio nunca asumió el puesto y pocos meses después ingresó en Comodoro Py, luego de que el entonces presidente Carlos Menem ampliara a doce la cantidad de juzgados de primera instancia.

En 1996, el exministro Domingo Cavallo lo nombró como parte de un grupo de jueces que beneficiarían al presidente Menem, nombres los cuales le habría escrito Corach en una servilleta. (Ver nota aparte).

Entre las causas que llevó adelante durante el Gobierno de Menem se destacan la causa AMIA sobre el atentado en la mutual judía; el caso PAMI, donde se acusaba de corrupción a su entonces interventor, Víctor Alderete, y el caso de los préstamos irregulares obtenidos por la Curtiembre Yoma.

Durante la presidencia de Menem tuvo que afrontar denuncias judiciales por “cajonear” causas contra exfuncionarios y amigos del poder. Varias veces fue sancionado por la Cámara Federal por no permitir a los acusados y sus abogados el acceso a sus expedientes. Asimismo, dos salas de la Cámara Federal lo sancionaron varias veces por arbitrariedad, por las mismas razones.

Bonadio fue un juez con juego propio en la política local, cercano a los gobiernos de turno. Sin embargo, durante el último tramo del Gobierno de Cristina de Kirchner, y especialmente en tiempos de campaña cuando el ahora expresidente Mauricio Macri se lanzó, se dedicó casi exclusivamente a motorizar causas en contra de funcionarios K.

Era el juez a cargo de las causas más importantes contra Cristina Fernández, su familia y funcionarios. Entre estas se encuentran la causa Hotesur (2014) sobre presunto lavado de dinero de sobornos, y la causa de los “cuadernos” (2018), donde se investiga sobre presuntos sobornos en la obra pública.

En 2014, la entonces presidenta Fernández de Kirchner acusó a Bonadio de tener participación en una compañía que no presentó las declaraciones en el tiempo previsto. En febrero de 2016 por una denuncia de diputados del Frente para la Victoria, se investigó si hubo “una sistemática conducta tendiente a beneficiar a quienes habían hecho una compra importante de dólar futuro en la prevención de que si se accedía al gobierno con una megadevaluación se hacía un pingüe negocio”.

Los denunciantes afirmaron que Bonadio cometió “prevaricato, al dictar resoluciones contrarias a la ley y fundadas en hechos “falsos” e incurrió en “tentativa de estafa procesal y de privación ilegal de la libertad mediante la alteración de la base fáctica de la causa con el propósito de dar sustento a medidas cautelares restrictivas de la libertad”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario