Charlas de quincho

Secciones Especiales

Las PASO a escena con ruido judicial, una cumbre de seguridad con Frederic, la cuarentena prorrogada y el temor de empresas a cómo será la salida; el Colón para cerrar el domingo.

El día más corto (o la noche más larga), el invierno que comenzó, la cuarentena renovada después de traspasar el día 100; los dudosos audios virales (en especial los del campo). Inseguridad creciente. El problema del sur del área metropolitana con el Covid-19 y la tensión entre el gobernador y los intendentes del conurbano, o la gran discusión sobre la eventual suspensión de las PASO el año que viene fueron apenas algunos de los termas que poblaron los zooms de esta semana, y que reunieron a empresarios, productores, dirigentes y, obviamente, a muchos políticos. Así, mientras trascendía que con bastante optimismo, los principales museos del país (Bellas Artes, el Malba, PROA, etc.) ya se están preparando para reiniciar sus actividades “con público” a partir de septiembre, y anoche el Colón reeditaba Romeo y Julieta para los amantes del ballet con una muy alta audiencia, seguían llegando desde el sur imágenes de copiosas nevadas en la Cordillera que, en otra situación, ya estarían garantizando una muy buena temporada de esquí. Veamos el resumen.

Sin duda, la acordada de la Cámara Federal Electoral sobre las PASO fue uno de los hechos salientes de la semana. Aunque muy poco utilizadas y hasta restringidas en los años anteriores, ahora la eventualidad de adelantar los preparativos casi con un año de anticipación a la fecha real por el impacto que tendrá el Covid-19 sobre la organización de los comicios (tal como alertó la Cámara) resultó un mensaje “sugerente” para muchos, tal vez sensibilizados por el desorden político que impuso la pandemia, alterando el normal desarrollo de cuestiones operativas como el funcionamiento del propio Congreso, o hasta del Poder Ejecutivo, obligado también a cierta restricción de movimientos públicos, por lo que tanto la Casa de Gobierno como Olivos siguieron el esquema del Congreso en cuanto a las sesiones virtuales. En este último caso, en Diputados, deberán ser ahora prorrogadas para poder seguir funcionando de esta forma. Igual, al presidente Alberto Fernández (como a la mayoría de los argentinos) no le gustan demasiado las limitaciones de movimiento. Entre los comentarios de zooms y chats varios, que reemplazan a los quinchos de fin de semana, también estuvo la situación de Chaco. Allí Jorge Milton Capitanich enfrenta un fuerte recrudecimiento de la pandemia, que lo llevó a imponer más restricciones, que incluyeron el paso por el territorio chaqueño desde otras provincias, lo que volvió a recalentar los ánimos en la región. Pero no es el único caso, dado que San Luis sigue manteniendo desde el principio esa limitación (lo que ya le generó hasta presentaciones judiciales para liberar el tránsito y tráfico), y hasta varios intendentes apelaron al mismo sistema de no autorizar la entrada a sus localidades, o la salida, tal como ocurre en el Municipio de la Costa, generando disputas entre Cariló, Valeria, Pinamar, etc., que en épocas normales comparten cosas tan habituales como supermercados o servicios de salud, los que ahora están con acceso restringido. Naturalmente, el malhumor de los locales es mayúsculo, generado por la normativa muy poco clara que llega casi a la implantación de aduanas interiores, ante la no definición de parte de las autoridades centrales. Y si esto molesta a los vecinos, es mucho más complicado para el transporte de carga de mercaderías e insumos que no llegan, se atrasan, o se encarece su abastecimiento.

Fuerte sismo generaron en las últimas horas las palabras de Luis Majul sobre un plan para demoler a periodistas, donde él está en el centro del ataque. En la familia de la señal C5N no habría disgusto en mantener, previa convocatoria de oficio judicial, un face to face entre los accionistas y el periodista. Parece que los accionistas no guardan buen recuerdo del creador de La Cornisa, pero se entusiasman con la sola idea de conversar. ¿Irá?

Muy comentada el fin de semana la “cumbre” de seguridad encabezada por la ministra Sabina Frederic con casi medio centenar de entidades de la producción y el comercio agroindustrial, cada vez más preocupados por la ola de delitos en zonas rurales, que días atrás llegaron hasta la muerte de un productor tucumano, pero que hasta ahora no tuvieron mayor información oficial. Y el encuentro tuvo condimentos variados ya que, por un lado, participaron varios ministros de la cartera, como Luis Basterra (Nación), Javier Rodríguez (Buenos Aires), Sergio Busso (Córdoba), Juan Bahilo (Entre Ríos), aunque el que más expectativa despertó fue Daniel Costamagna (Santa Fe), dadas sus dos presentaciones de renuncia hace 15 días atrás, a partir del caso Vicentin (muy silencioso en las últimas jornadas, aunque se estaría trabajando “activamente” con el Gobierno nacional para avanzar en una resolución al conflicto de la aceitera). Por las empresas la voz cantante fue para el titular de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins, aunque también se emitió un comunicado por el incremento de delitos, incluyendo el sabotaje de los ahora famosos silobolsas, donde se almacenan granos cosechados, y aún no vendidos, entre otras cosas (suplementación, fertilizantes, pasto, etc.). Dicen que, zoom mediante, Frederic se comprometió a proponer que este último delito sea tratado en las próximas semanas en el Consejo de Seguridad Interior, y también afirmó que, “aún cuando no se trate de un delito federal, es posible que el Consejo de Seguridad Interior genere acciones preventivas sobre la base de la información que compartan los ministerios provinciales de Seguridad y los del área de Agricultura y Producción”, en un intento de descomprimir la tensión creciente en varias regiones, como la escalada de elucubraciones al respecto, y el malestar de los gobernadores de las provincias centrales más comprometidas.

La prórroga, por otros 20 días, y el endurecimiento de las condiciones de la nueva cuarentena, ahora hasta el 17 de julio, fueron, sin duda, uno de los asuntos más abordados, en especial por la gente de empresas que debe soportar tanto el peso de las restricciones como las limitantes para producir y operar. Tanto así que se dice que la conducción de un gran banco asiático de desembarco bastante reciente en el país le pidió al personal que “pernocten” en sus lugares de trabajo, para lo cual procedieron a acondicionar las oficinas, debido a las nuevas restricciones para movilizarse los “no” esenciales. Pero ese es sólo uno de los aspectos, ya que lo que más desvela hoy a las empresas es cómo afrontar el pago de las nóminas, más el aguinaldo, cuando las ventas se derrumbaron en general; la actividad industrial que retrocedió 20% en mayo según Fiel, siguió cayendo durante junio, y el comercio atraviesa las mismas alternativas, a excepción de algún rubro como alimentos, limpieza o algunos medicamentos, lo cual incluye obviamente la recaudación en los distintos niveles, y todo lo que está atado a los ingresos públicos.

Vamos a terminar con un chiste con una pizca de humor negro.

Había un grupo de amigos inseparables, excompañeros del secundario, entre los que uno de ellos, Pepe, era el eterno optimista, esa clase de personas que ante cualquier situación adversa repite: “Bueno, no está tan mal, podía haber sido peor”. Un sábado, como de costumbre, se reúnen en la canchita de básquet donde suelen jugar, pero esa vez otro de ellos, Pancho, no aparece. Y Pepe pregunta:

-¿No viene Pancho?

Los otros lo observan sorprendidos y Alejandro, un tercer amigo, le dice:

-No puedo creer que no te hayas enterado de lo que pasó con Pancho...

-No, no sé nada...; ¿qué pasó?

-Que hace cuatro días llegó a su casa, encontró a su mujer acostada con otro, los mató a los dos y después se mató él.

-Bueno, no está tan mal, podía haber sido peor -responde Pepe.

La reacción saca de quicio a los demás y Alejandro le grita:

-¡Pero cómo podés ser tan animal! Una cosa es ser optimista y otra bruto. ¿De qué otra forma podía haber sido peor?

-Que si eso pasaba hace ocho días, hoy yo no estaría vivo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario