15 de noviembre 2016 - 00:34

Autos edición especial: volver a la normalidad

Autos edición especial: volver a la normalidad
Termina un año que para el sector automotor marcó el comienzo de una etapa distinta. Lejana ya aparece la turbulenta relación con el Gobierno anterior y sus consecuencias. Como noticias de un pasado que quedó sepultado bajo la huella del inevitable devenir. La fuerte restricción al acceso de divisas, las trabas arbitrarias a las importaciones, el aumento de impuestos que agravaron la ya pesada presión tributaria, fueron algunas de las tantas medidas que signaron el final de ciclo. De todas maneras, 2016 no fue un año fácil. Al contrario. Las dificultades, en su mayoría, perduran pero con el sabor dulce de sentir que se está transitando el sendero de la previsibilidad.

Con un drástico cambio de las reglas de juego y una megadevaluación al inicio de la nueva gestión, el año se vislumbraba sombrío pero el balance será positivo. La política de las empresas de apostar a atraer clientes a través de significativos descuentos y financiación atractiva, dio resultados. Se llegará a fin de diciembre con un mercado cercano a las 700.000 unidades y superior a 2015.

Para el próximo año, las expectativas son alentadoras. Al contar con disponibilidad de dólares, se profundizará la competencia en beneficio de los consumidores y son numerosos los modelos que se conocerán en este período. También, se anunciaron inversiones que se cristalizarán en los próximos meses con nuevos vehículos de producción nacional.

Queda pendiente avanzar en mejorar la competitividad de la industria. El tema impositivo es clave en este sentido y el Gobierno deberá hacer su parte.

Hay un hecho excluyente que es Brasil. La caída de la demanda de ese país, hace estragos en las fábricas locales. Es poco lo que se puede hacer, más que esperar que resurja y, mientras tanto, seguir trabajando para llegar a nuevos mercados.

La tarea no es sencilla pero, al menos, el desafío se hará con una certeza: la de haber vuelto a la normalidad.

Dejá tu comentario